Hemeroteca

El ornitorrinco, pico de pato

El ornitorrinco, pico de pato

El ornitorrinco, pico de pato

Una extraña y escurridiza criatura que en otro tiempo nadó junto a los dinosaurios vive ahora en las corrientes fluviales de Melbourne. Pero su futuro está cada vez más en manos de la población urbana de Australia.

Al pasar casi toda su vida debajo del agua o bajo tierra, Ornithorhynchus anatinus, el ornitorrinco, no comparte fácilmente sus secretos. En las orillas boscosas de un arroyo, helechos y arbustos ocultan la entrada de las madrigueras donde duerme durante el día.Cuando anochece, empieza la jornada del ornitorrinco en el río Yarra, en el este de Melbourne, donde los adultos recorren hasta seis kilómetros durante sus cacerías nocturnas. Usando en vez de dientes unas protuberancias bucales trituradoras para comer sus presas, bucean en busca de cangrejos de río, gusanos nematomorfos, camarones de agua dulce e insectos acuáticos, como larvas de libélula. Su peso oscila entre 0,5 y 3 kilos, y un adulto consume cada día hasta un 30% de su peso en alimento para obtener la energía necesaria para su activa vida acuática. Como estos animales se alimentan sólo en el agua, rara vez dejan rastros, como huellas, desperdicios de comida o excrementos. Discretos y esquivos, los ornitorrincos se asustan con facilidad ante cualquier movimiento en la orilla. Y, como medida de precaución, no se reúnen ni se comunican entre sí.Lea el artículo completo en la revista.