Hemeroteca

El mar Caspio

El mar Caspio

El mar Caspio

Hace tan sólo una década, dos países se repartían las riberas del Caspio; ahora son cinco. La desmembración de la Unión Soviética, que dejó hechas jirones las economías regionales, también espoleó la mayor carrera del eptróleo del último cuarto de siglo.

Un domingo soleado y cálido del pasado otoño, Jamshid Jalilov, un joven de 22 años, alumno de la Academia Estatal del Petróleo de Azerbaiján, se levantó temprano para estudiar. Jamshid vive en Bakú, la capital azarbaijanesa, en la tercer planta de una residencia situada a un kilómetro del mar Caspio. En la bahía de Bakú, los derricks, torres metálicas de los pozos de petróleo, se yerguen en el horizonte como árboles muertos, y el agua aparece cubierta por una película gris y viscosa.Jamshid insistió en que ocupara la única silla de la habitación mientras le hacía mis preguntas. Me dijo que había estudiado inglés durante cinco años, pero su fluidez era limitada, así que conversamos en ruso, su segunda lengua."De niño quería ser médico –me explicó-. Pero luego decidí que el petróleo ofrecía mejores oportunidades." En 1994 se matriculó en la academia del petróleo, una escuela estatal ubicada en un viejo edificio cerca de la estación ferroviaria de Bakú. La paga de estudiante es únicamente de cuatro dólares al mes, así que se puso a trabajar en el turno de noche de una cafetería, lo que le proporcionaba algo de dinero adicional, comida caliente y un catre donde dormir cuando podía tomarse una hora de descanso.Lea el artículo completo en la revista.