Hemeroteca

El Etna en erupción

El Etna en erupción

El Etna en erupción

El más alto de los volcanes activos de Europa entró en erupción en julio de 2001 dando lugar a un grandioso e insólito espectáculo, cautivando a los sicilianos e intrigando a los científicos.

Pese a estar rodeados de fuego, tenemos frío. La altitud y los vapores sulfurosos dificultan la respiración. Aun así, a 2.900 metros de altura sobre la falda del Etna, quedamos cautivados por un paisaje apocalíptico. Unos 300 metros más abajo, en el centro de un valle de lava negra llamado Piano del Lago, un enorme cono hasta hace una semana inexistente está en plena erupción, lanzando bombas de lava del tamaño de un coche. Oímos el estruendo de las explosiones y el ruido sordo producido por las rocas incandescentes al chocar contra el suelo y rodar por las laderas. Junto a este cono, otro de menor tamaño pero igual de activo vomita lava. El río dorado que fluye a nuestra izquierda brota de una fisura en un cráter de la cima que arroja humo y cenizas. El flujo de lava emite unos chasquidos estridentes; pero, si se presta atención, se oye un profundo murmullo bajo la superficie."Es increíble –me dice Carsten Peter–. Este cono ha crecido 100 metros en pocos días." Carsten está en el Etna desde que los tremores sísmicos anunciaron la erupción del 17 de julio. La lava ya fluía desde la cumbre cuando fotografió a su colega Chris Heinlein con un pie a cada lado de una nueva fisura, la cual explotó cuatro días más tarde formando una nube de más de un kilómetro de altura.Lea el artículo completo en la revista.