Hemeroteca

El claro del bosque

El claro del bosque

El claro del bosque

En lo más recóndito de la República del Congo, un soleado claro en el bosque atrae a gorilas, elefantes, antílopes y, durante seis semanas, a un tenaz y empecinado fotógrafo que se enfrenta a la descarga de adrenalina que supone un recorrido a pie por la enmarañada espesura con los más que posibles encuentros con animales salvajes y peligrosos.

Encaramado en una cabaña sobre un árbol, veo un claro que atrae a mis "modelos" desde los oscuros escondrijos del bosque hasta la intensa luz del sol ecuatorial. Pasé seis semanas en este bai, o "claro", de la República del Congo. Convaleciente de una hepatitis, vine decidido a fotografiar Lokwe III, uno de los tres bais que jalonan el río homónimo en el Parque Nacional de Odzala. Los elefantes contribuyen a mantener los bais despejados, derribando árboles y removiendo el suelo del bosque en busca de tierra rica en minerales.Otros animales los siguen para hacer lo mismo y para rozar. Acampado a cierta distancia, capté a una familia de gorilas mientras observaban con cautela a un elefante. Me levantaba a las 4.30 de la mañana y preparaba café y gachas de avena. Después afrontaba la descarga de adrenalina que supone un recorrido a pie por la espesura con posibles encuentros con animales peligrosos.Lea el artículo completo en la revista.