Hemeroteca

El bosque lluvioso de noche

El bosque lluvioso de noche

El bosque lluvioso de noche

Al caer la noche, una colección de criaturas abandona sus escondrijos para deslizarse, saltar y zumbar por los bosques del Sudeste Asiático. Se adaptan sin dificultad a la oscuridad y convierten el bosque lluvioso en un escenario vibrante de vida, con unos protagonistas muy distintos a sus habitantes diurnos.

Mientras la última luz del día tiñe el cielo tropical, asciendo por la ladera de un risco de Khao Luk Chang (la montaña del Pequeño Elefante) en Thailandia. Miles de molosos de labios arrugados salen volando de su cueva, para atracarse de insectos en el bosque que se extiende más abajo. El ojo humano, cuyo funcionamiento es tan perfecto durante el día, sirve de poco en este mundo nocturno, en el que habitan innumerables especies perfectamente adaptadas a la oscuridad. Los murciélagos con su sonar, los társidos con su agudo oído y su visión nocturna, y las civetas con su exquisito sentido del olfato son sólo algunos ejemplos. Desearía que mis sentidos fuesen como los de estas criaturas. A pesar de mi limitada percepción humana, me valgo de la tecnología. Equipado con linternas frontales, lámparas estroboscópicas, cámaras con sensores infrarrojos y lentes de visión nocturna, me adentro en el bosque lluvioso después del anochecer. La vida es casi tan abundante como durante el día, pero con un reparto de personajes totalmente distinto.Lea el artículo completo en la revista.