Hemeroteca

El bosque boreal

El bosque boreal

El bosque boreal

La realidad de este vasto territorio septentrional, que abarca una tercera parte de las regiones arboladas de la Tierra y constituye uno de los dos pulmones del planeta, es cada día más cruel. El hambre de recursos empuja al hombre a devorar sus límites para saciar la demanda de la sociedad actual de madera, petróleo, gas natural y electricidad.

Varios pequeños huskies corrían alegremente por un camino de tierra en la taigá de Siberia occidental, anunciando la presencia de la familia Moldanov. Tras los perros iban dos hombres, uno de ellos armado con una escopeta, y tres mujeres vestidas de vivos colores, con las cabezas cubiertas con pañuelos floreados. Todos ellos avanzaban encorvados bajo el peso de los sacos y los fardos sujetos con tiras de corteza de abedul que acarreaban a sus espaldas, en los que transportaban productos del bosque boreal ruso: peces, bayas y carne de reno.Era una templada tarde de principios de septiembre, y Oleg Moldanov y su familia, de etnia jantí, habían dejado su hogar en las profundidades del bosque para recoger arándanos, muy abundantes en la zona. Durante dos días yo había estado siguiendo pistas falsas de los jantí, que todavía siguen viviendo como cazadores-recolectores en esta región de floreciente economía derivada de la explotación del petróleo y gas natural.Lea el artículo completo en la revista.