Hemeroteca

Efímeras

Efímeras

Efímeras

Cada primavera las efímeras eclosionan sobre las aguas del río Tisza, en Hungría, produciendo un estallido de color al que los lugareños llaman el "florecimiento del Tisza". Después de pasar tres años en unas galerías excavadas en el lecho del río, las larvas de estos insectos salen a la superficie del agua y mudan para alcanzar el estadio de adultos. A partir de esa metamorfosis sólo les quedan tres horas de vida para cumplir el único objetivo de su existencia: aparearse.

Lo llamamos Tiszavirágzás, "florecimiento del Tisza". Todos los años, desde finales de la primavera hasta principios del verano, un espectáculo natural transforma el río Tisza de Hungría. Los lugareños acuden a admirar las "flores" que eclosionan sobre la superficie del río: millones de efímeras con largas colas levantan el vuelo y ascienden en colosales nubes, se reproducen y mueren, todo en tan sólo unas horas. Mi padre, que creció en un pueblo cerca del río, solía contarme que los pescadores y barqueros sabían por experiencia cuándo iban a aparecer las efímeras. Fui a buscarlos para que me indicaran el lugar y momento exactos, y poder así fotografiar la repentina aparición de los insectos en masa. Cerca de la localidad de Tiszatardos encontré lo que buscaba: un impresionante episodio de eclosión, durante el cual sorprendí a este macho preparado para la muda. Lea el artículo completo en la revista.