Editorial: ¡Retrátalo!

editorial_noviembre2013

editorial_noviembre2013

Noviembre de 2013

A los lectores del primer número de la Geographic se les puede perdonar que no quedaran totalmente cautivados por la revista. Creada en 1888, era una sesuda publicación científica de 98 páginas con una aburrida portada marrón. Varios mapas meteorológicos
rompían la monotonía de unas páginas en blanco y negro con títulos como «Clasificación de las formas geográficas según su génesis» o «Una inspección cartográfica del litoral».
Y así, sin grandes cambios, siguió publicándose durante 16 años, hasta 1904, cuando el impresor le dijo al director, Gilbert H. Grosvenor, que debía añadir 11 páginas. Grosvenor echó mano de un paquete de la Sociedad Geográfica Imperial Rusa que contenía algunas de las primeras fotografías de Lhasa, entonces considerado uno de los lugares más exóticos del mundo. Seleccionó 11 fotos y las envió a la imprenta, convencido de que aquello le valdría el despido. Pero cuando apareció el número, el de enero de 1905, ocurrió todo lo contrario. La gente lo paraba por la calle para felicitarlo. Y así fue cómo la fotografía, el sello de National Geographic y el canal más inmediato de comunicación con nuestros lectores, llegó a la revista: gracias a la desesperación… y a despecho del riesgo.
Han pasado 125 años, y seguimos corriendo riesgos. El riesgo es intrínseco al proceso creativo. Sumado a la pasión y el compromiso, son una parte del equipo del fotógrafo tan importante como la propia cámara.