Editorial

Editorial

Por Chris Johns, director de National Geographic Magazine

fotoeditorialjunio2011

fotoeditorialjunio2011

1 de junio de 2011

Demasiado jóvenes para casarse

El conmovedor reportaje de este mes sobre las novias niñas es el resultado de un trabajo exhaustivo de la fotógrafa Stephanie Sinclair, quien lleva documentando este tema en distintas regiones del mundo desde hace casi diez años.

La autora Cynthia Gorney descubrió aspectos de enorme complejidad en la problemática del matrimonio de niñas (algunas de apenas cinco años), que se dan en países en vías de desarrollo y que aparecen ante nuestros ojos como un caso flagrante de violación de los derechos humanos. La práctica todavía se mantiene pese a las leyes que la prohíben. Es común en la India, donde el matrimonio infantil es ilegal desde hace un siglo. Esta costumbre está tan arraigada que cualquier cambio requeriría una transformación profunda en el concepto que se tiene de las mujeres y las niñas. En ciertos lugares el matrimonio se asocia más con una transacción comercial entre familias que con un acuerdo entre individuos, y con el hecho de que en países con escasos recursos son muy pocas las niñas que tienen acceso a la educación más allá de la escuela primaria.
«Tratar de interferir en los valores culturales, las creencias religiosas y el respeto por las tradiciones de los antepasados es un tema delicado», dice Cynthia. Aun así, la autora tuvo ocasión de conocer a gente valiente que ha asumido ese difícil reto. Un joven asistente social yemení le contó que a su tía la habían casado a los 12 años con un hombre mayor. Nunca ha podido olvidar los gritos de miedo y dolor de la niña cuando la obligaron a consumar el matrimonio, un recuerdo que aún le da fuerzas para proseguir su tarea. Él y otras muchas personas comprometidas en erradicar la práctica de forzar a las niñas a ser madres y esposas trabajan en organizaciones que fomentan la educación como factor crucial para retrasar la edad del matrimonio. Si tienen esa oportunidad, muchas niñas podrán afirmar, como Shobda, la joven de 17 años que aparece en el reportaje, que «todo es posible».