Editorial

Editorial

Por Chris Johns, director de National Geographic Magazine

editorialmaig2011

editorialmaig2011

3 de mayo de 2011

Los editores gráficos son los héroes entre bastidores del trabajo de los fotógrafos. Analizan cada toma, descubren cada oportunidad perdida y hacen cuanto está a su alcance para corregir, enseñar e inspirar. David L. Arnold fue el mejor de todos. No era fácil de complacer, pero yo confiaba en su juicio, aunque sus críticas fuesen duras. Cuando me decía que había hecho una foto memorable, también le creía. Una de esas célebres fotografías fue la de un iiwi, un precioso pájaro oriundo de los bosques de Hawai. Había pasado cinco días esperándolo sobre una plataforma mínima a casi 10 metros del suelo. Hacía frío y estaba mojado, y el árbol se balanceaba de manera alarmante. La foto que conseguí no era suficientemente buena, y así me lo dijo David con mucha amabilidad. Me animó a volver y mejorarla, alentando mi obsesión perfeccionista. Le pagué su confianza con una fotografía del ave que fue portada en el número de septiembre de 1995. David murió hace unos meses. Había dejado la revista en 1994, después de 27 años trabajando codo a codo con los fotógrafos. Pero su espíritu todavía sigue vivo. Fue el ejemplo a seguir para Kathy Moran, editora gráfica del reportaje de este mes sobre la Gran Barrera de Arrecifes. «De él aprendí a ser sincera con los fotógrafos a toda costa —asegura—. Aprendí que para ser la editora gráfica de un reportaje hay que conocer el tema a fondo.»David incitaba a los fotógrafos a encontrar la mejor manera de contar su historia. Tenía un enorme afán de superación. Son lecciones que he tenido muy en cuenta. No sería director de esta revista si no hubiera trabajado con él.