¿Comida o combustible?

maiz ok

maiz ok

11 de noviembre de 2014

La producción de biocombustible crece a un ritmo vertiginoso, hasta el punto de que se ha multiplicado por cinco en un decenio. Investigar en tecnologías relacionadas con este tipo de carburantes sirve para crear más energías renovables y más empleos, pero sus detractores alegan que las políticas favorables a esta industria han inflado la demanda artificialmente. Para producir combustibles verdes como el etanol de maíz, se sustraen tierras y agua destinadas al cultivo de alimentos.
Los biocombustibles pueden además elevar el precio del maíz destinado al consumo humano, sobre todo en países en vías de desarrollo que dependen de su importación.  —Kelsey Nowakowski