Hemeroteca

Comercio de flores

Comercio de flores

Comercio de flores

Controlado en otro tiempo por pequeños cultivos familiares, el comercio de flores se ha convertido en un negocio de miles de millones de dólares y alcance mundial. Nuevas generaciones de cultivadores deben enfrentarse a híbridos de alta tecnología, marcas registradas e incluso a corporaciones que actúan a través de Internet. Además, cada vez surgen más competidores, que aprovechan el buen clima de sus países para cultivar las variedades más buscadas.

En una noche de abril, las luces de los puentes brillan sobre la superficie oscura de la bahía de San Francisco. Casi toda la ciudad dormita bajo la niebla, pero en un estrecho pasaje situado entre dos almacenes enormes suenan las bocinas de los camiones. En el interior del Mercado de Flores de San Francisco, bajo la deslumbrante luz de los fluorescentes, cientos de personas pululan en torno a miles de flores: gerberas anaranjadas de California, aves del paraíso amarillas y púrpuras de Hawai, y orquídeas multicolores de Singapur.Los teléfonos suenan sin cesar, los clientes hacen sus encargos desde todo el territorio de Estados Unidos. Hay que buscar los pétalos con la firmeza adecuada, las flores del tamaño preciso.El negocio de la venta de flores se apoya en gran medida en los sentimientos humanos. Una flor puede encender una pasión, calmar la furia de los celos o curar una enfermedad. En los años sesenta, ponerse una flor en el pelo significaba unirse a la revolución social. Pero, en definitiva, es un negocio como cualquier otro.Lea el artículo completo en la revista.