Hemeroteca

Cobras reales

Cobras reales

Cobras reales

Capaces de matar a un elefante con el veneno de una sola mordedura, el destino de estos temidos y reverenciados habitantes de los bosques asiáticos parece estar entrelazado con el de algunos hombres de espíritu imperturbable que se atreven a domesticarlos.

Como una pintura iluminada en su interior, el bosque lluvioso del valle de Danum, en Borneo, despierta conmigo empañado de niebla al amanecer. En algún lugar de este paraje habita la cobra real, objetivo de mi viaje a los pueblos y bosques del Sudeste Asiático. Se trata de la serpiente venenosa más larga del mundo, capaz de producir suficiente cantidad de neurotoxina como para matar a un elefante de una sola mordedura. Pero este ofidio que puede erguirse como un hombre es esquivo y retraído, y agresivo sólo cuando se le provoca. Poco sabemos de sus poblaciones, pero la fragmentación de los bosques y el comercio ilegal podrían ponerla en peligro. En Oriente, la cobra real es con frecuencia objeto de adoración y, en algunos lugares, un medio de subsistencia para el hombre. He venido, pues, a rendir culto a Ophiophagus hannah, con la esperanza de poder observar a la reina de las serpientes en sus dominios.Lea el artículo completo en la revista.