Hemeroteca

Ciencia en el fondo del mar

Ciencia en el fondo del mar

Ciencia en el fondo del mar

La mejor manera de estudiar los arrecifes coralinos y sus habitantes marinos es vivir donde se desarrolla la acción. Con este objetivo se estableció frente a la costa de Florida la Aquarius, una estación de investigación submarina que permite a los acuanautas vivir durante largos períodos de tiempo en el fondo del mar.

Estábamos 25 metros bajo el agua y a más de 8 kilómetros de la costa de Florida cuando las luces se apagaron. Era de noche, y el conservacionista Craig Taylor y yo llevábamos dos horas buceando a la tenue luz de los faros de la estación de investigación Aquarius: nuestro hogar submarino y, a esa profundidad, nuestro único refugio seguro. Del tamaño de un vagón de tren, la Aquarius parecía una nave espacial sobre el lecho marino, con un resplandor interior que colmaba las portillas, y el exterior iluminado por unos faros. Al quedarse sin electricidad por un corte de energía, la Aquarius desapareció en la negrura. Me sentí tan excluido del mundo como un astronauta suspendido en el espacio.Combatí el impulso de subir a la superficie, que es lo que los submarinistas están entrenados a hacer cuando tienen problemas, porque aquella no era una inmersión corriente. Hacía cuatro días que vivíamos en la Aquarius como acuanautas, y para entonces teníamos el organismo saturado de nitrógeno. Lea el artículo completo en la revista.