Hemeroteca

China: La dinastía Han

China: La dinastía Han

China: La dinastía Han

Brillantes, astutos y crueles, los emperadores Han crearon en Oriente hace 2.000 años un imperio tan poderoso como el que los romanos fundaron en Occidente. Durante los más de cuatro siglos que se mantuvieron en el poder florecieron el arte, la política y la técnica, dejando en China una impronta histórica y cultural que aún hoy persiste.

El herrero del pueblo bate el hierro bajo una frondosa paulonia. A golpes de martillo, el bloque de metal va tomando la forma de una azada. No se trata de una de esas azadillas que utilizamos para cuidar el jardín, sino de una herramienta contundente, ancha y de hoja gruesa, de un azadón destinado a durar. "Son eternas –dice un aldeano refiriéndose a las azadas de Liu Shiwa–. Yo llevo 12 años usando la misma." En la aldea de Shijiawan, cercana a la antigua ciudad de Luoyang, en la parte más oriental de la China central, el herrero es un ciudadano muy apreciado. Las tierras agrícolas no tendrían tan buen aspecto si no fuera por las azadas y los rastrillos que salen de la fragua que hay frente a la casa de Liu Shiwa. Dos cerdos gruñen en la pocilga de un rincón del patio. Los pollos y el perro corren a su antojo.Es una escena digna de la dinastía Han. Los historiadores afirman que el período Han terminó hace 18 siglos, pero se equivocan. La porqueriza, el perro y las aves de corral son idénticos a las rústicas figurillas de cerámica que, en tiempos de los Han, los campesinos depositaban en las tumbas de sus muertos como simbólico sustento para la otra vida. La fragua y la azada completan ese cuadro ancestral, ya que el trabajo del hierro fue una seña de identidad del período Han.Lea el artículo completo en la revista.