Hemeroteca

Chauvet. Arte mágico del período glacial en Francia

Chauvet. Arte mágico del período glacial en Francia

Chauvet. Arte mágico del período glacial en Francia

Espectaculares escenas y frisos de animales pintados en la cueva de Chauvet hace 35.000 años proporcionan una nueva visión de los orígenes del arte, representados hasta ahora por las magníficas imágenes de Lascaux y Altamira, mucho más recientes.

El Pont d’Arc se mantiene sobre el río Ardèche desde hace al menos 500.000 años. Este valle, custodiado por una enorme bestia de roca caliza, parece impregnado de trascendencia mítica: desde finales del siglo XIX se han encontrado aquí unas 25 cuevas decoradas. A diferencia de las imágenes de Lascaux (20.000 años de antigüedad) y de Altamira (17.000 años), las pinturas del Ardèche despertaron escaso interés en los medios hasta que se descubrió la cueva de Chauvet en 1994.Durante decenios, los expertos postularon que el arte había progresado lentamente, superando diferentes fases que iban desde meros esbozos rudimentarios hasta representaciones naturalistas plenas de dinamismo. El sutil sombreado, el ingenioso uso de la perspectiva y la elegancia del trazo situaban el arte de Chauvet en la cúspide de dicha progresión. Pero con las dataciones por carbono 14, los prehistoriadores quedaron estupefactos: unas dos veces más antiguas que las imágenes de las cuevas más famosas, las pinturas de Chauvet no representaban la culminación del arte prehistórico, sino sus inicios más tempranos conocidos. Unos cuantos miles de años después de que aparecieran en Europa los humanos anatómicamente modernos, el arte rupestre había alcanzado ya su máximo nivel de complejidad.Lea el artículo completo en la revista.