Hemeroteca

Cachemira

Cachemira

Cachemira

India, Pakistán y los separatistas cachemires prosiguen una lucha cada vez más peligrosa por esta región del Himalaya que una vez cautivó tanto a sus habitantes como a los viajeros.

Cachemira te vuelve a llamar, su llamada es más fuerte que nunca, susurra en tu oído su magia encantada y su recuerdo transtorna la mente.-Jawajarlal Nehru, primer ministro de la India, 1940Donde termina el mundo y empieza el paraíso.-Poste de carretera, 1998, en el lado indio de la línea de control que separa la Cachemira india de la Cachemira paquistaní.Cachemira ya no es un lugar mágico. Un día como tantos otros, contra un fondo de verdes montañas atravesadas por el centelleante río Jhelum en Cachemira Libre, se hace visible una pequeña caravana. Hombres, mujeres y niños recorren penosamente los angostos y abruptos senderos con la mirada al frente, azuzando a una vaca o una cabra, mientras las sandalias que calzan levantan nubes de polvo rojizo. Unos cargan pequeños paquetes liados en mantas; muchos llevan vendajes manchados de sangre en la cabeza, brazos y piernas.Muzaffar Shah, un hombre corpulento en la treintena, dice que ni sabe ni le importa adónde va con tal de alejarse del lugar que abandonó la víspera. Ese lugar era Tafarabad, su pueblo, cerca del puesto fronterizo del ejército paquistaní en Chakothi. Durante tres días, la artillería india había bombardeado Tafarabad a través de la línea de alto el fuego, o línea de control (Line of Control, LOC), como se la conoce desde 1972, que divide el disputado territorio de Cachemira. Muzaffar Shah ignora a cuántos parientes y vecinos han matado o herido los indios, pero calcula que a unos siete.Lea el artículo completo en la revista.