Hemeroteca

Bomberos paracaidistas rusos

Bomberos paracaidistas rusos

Bomberos paracaidistas rusos

La Avialesoojrana, el cuerpo aéreo de bomberos de Rusia, controla 800 millones de hectáreas de bosque boreal, donde cada verano se producen más de 20.000 incendios. Son unos tipos duros que se lanzan en paracaídas desde viejos biplanos, descienden en rápel colgados de helicópteros, saben sobrevivir en el bosque y su capacidad de improvisación es proverbial.

Alexandr Selin, jefe del cuerpo aéreo de bomberos de Siberia central, es un hombre que no se muerde la lengua ni siquiera cuando habla en inglés, un idioma que apenas conoce. Para él, la policía es "basura", el vodka es "gasolina", su chófer, un "bárbaro ruso", y la prudencia... no figura en su vocabulario. Eso es cosa de afeminados y de americanos. "¡No cinturones en Rusia!", vocifera Alex cuando, a toda velocidad, dejamos atrás un puesto de control de la policía poco después de llegar a Krasnoiarsk, al tiempo que él y su chófer se quitan los cinturones de seguridad con gesto desafiante. Tras unos pocos días bajo el cuidado de Alex pasamos a llamarlo Gran Jefe. Este siberiano de dedos gruesos y tórax de tonel, que dispara las palabras como si fueran proyectiles, domina un territorio superior a la península Ibérica. Su ejército de 500 bomberos paracaidistas, unos hombres que saltan de los aviones y descienden en rápel de los helicópteros, cubre una franja de bosque boreal que se extiende desde la tundra del Ártico hasta la frontera con Mongolia. Lea el artículo completo en la revista.