Hemeroteca

Australia en bicicleta. Tercera parte

Australia en bicicleta. Tercera parte

Australia en bicicleta. Tercera parte

El periodista completa su aventura de 15.000 kilómetros y se descubre en un país destinto.

Miércoles, 29 de enero de 1997. Margaret River, Australia Occidental. Los arañazos de mi casco narran la historia de un día que me gustaría olvidar: miércoles 8 de enero, con más de 10.000 kilómetros a la espalda desde que partí de Sydney. Ya había acabado la segunda etapa de mi viaje, rebasando el Top End ("el extremo de arriba") y bajando por el duro y seco borde oeste de Astralia, y me estaba preparando para el próximo reto: la llanura de Nullarbor. Tenía que haber percibido la mala conjunción de las estrellas cuando me sirvieron una hamburguesa plagada de gusanos en Eats Diner, en Margaret River, y no me di cuenta hasta haber comido la mitad. Salí de la población por un camino rural angosto y frondoso moteado por el sol de la tarde. Sin coches, el aire era fresco y limpio, los campos y bosques, de un verde vivo típico del verano: la felicidad absoluta, después de cuatro penosos meses en el outback.Me acuerdo de que llegué rápidamente a la cima de una colina, a unos 15 kilómetros de Margaret River, y que luego bajé sin pedalear por una pendiente pronunciada con una curva al fondo oscurecida por las sombras. De lo que pasó a continuación guardo un recuerdo borroso. Tuve un ligero presentimiento cuando divisé unos badenes, luego la bicicleta empezó a encabritarse como un toro en un rodeo. Cuando las cosas volvieron a su sitio, estaba tendido debajo de la bici, con la camiseta empapada de sangre y el brazo derecho colgando fláccido.Lea el artículo completo en la revista.