Hemeroteca

Arte italiano en peligro

Arte italiano en peligro

Arte italiano en peligro

En un lugar donde las monedas romanas yacen por los suelos y los frescos del Renacimiento decoran innumerables techos, preservar los tesoros artísticos de las catástrofes naturales y de los estragos del tiempo requiere el esfuerzo de todo un país.

Unos pescadores que faenan frente a las costas de Sicilia recogen sus redes y descubren que han izado una estatua helenística de 2.200 años de antigüedad. Al excavar el terreno en que se ubicará un aparcamiento, unos trabajadores de la ciudad portuaria de Ancona descubren unas despensas que datan de 600 d.C. Mientras pasea por los alrededores del aeropuerto de Venecia a la hora de comer, un mecánico de aviones encuentra una moneda romana: un sestercio poco común acuñado por el emperador Galba en 68 d.C. Todo esto es prácticamente normal en Italia.Pinturas, palacios, iglesias; torres y frescos; manuscritos, puentes y jardines; tumbas etruscas, templos griegos, capillas de la época cristiana primitiva y arcos de triunfo romanos: Italia esconde una cantidad inagotable de tesoros, y los museos no pueden exponer más que una mínima muestra.Estas obras luchan por sobrevivir. El arte, en cualquiera de sus formas, se enfrenta a un sinfín de amenazas: inundaciones, terremotos, incendios; robos, vandalismo y bombas terroristas; burocracia y corrupción; catástrofes ecológicas provocadas por el hombre, desde la humedad y la luz de los focos hasta los humos del tráfico; insectos que se alimentan de libros, productos químicos diseminados en la atmósfera que devoran la piedra y sales corrosivas.Lea el artículo completo en la revista.