Hemeroteca

Armas de destrucción masiva

Armas de destrucción masiva

Armas de destrucción masiva

Redefinieron el concepto de guerra en el siglo XX y podrían redefinir la civilización misma en el siglo XXI. El club de los países que poseen armas nucleares, químicas y biológicas se ha ido haciendo cada vez más numeroso. Cuando los tambores de guerra suenan por doquier y la amenaza terrorista se extiende sin freno, este reportaje nos acerca al espeluznante y cruel legado de la industria armamentística más selecta.

Algo que quizá no todos sepan: un mes antes de Navidad, tres personas entraron en un concurrido centro comercial de Oklahoma City. Vestidas como operarios de mantenimiento y provistas de pulverizadores de jardinería, deambularon por entre los festivos compradores ocupándose de las plantas de interior que decoraban los iluminados pasillos. Concluido su trabajo, el trío se dirigió a una salida y desapareció en la noche. En ese mismo momento, otros dos equipos hacían algo similar en sendos complejos de Atlanta y Filadelfia.A las siete de la tarde del 9 de diciembre, el presidente de Estados Unidos se reunió en secreto con el Consejo de Seguridad Nacional, a cuyos miembros dejó estupefactos con la siguiente información: "Los Centros para el Control de las Enfermedades han confirmado que se ha producido por lo menos un caso de viruela entre la población civil de Oklahoma City. Hay, además, una veintena de casos probables. Presumiblemente la enfermedad ha sido introducida de forma deliberada y es consecuencia de un ataque bioterrorista". Mientras el presidente hablaba, un laboratorio de Oklahoma confirmaba la existencia de 20 casos de viruela y manifestaba sus sospechas sobre otros 14 casos. Con posterioridad se informó sobre nueve casos más en Atlanta y siete en Filadelfia.Lea el artículo completo en la revista.