Hemeroteca

Arde Indonesia

Arde Indonesia

Arde Indonesia

Una plaga de incendios asola las selvas de Sumatra y Borneo, propagando enfermedades respiratorias, accidentes de tráfico y escasez de alimentos por todo el Sudeste Asiático.

Abdur Rani se agachó en el suelo detrás de su vivienda, poco más que una caseta que había construido con tablas y clavos, y contempló el humeante terreno de la superficie que acababa de quemar. En una extensión de kilómetros alrededor de este campo en el sur de Kalimantan, la parte indonesia de la isla de Borneo, la ondulada tierra aparecía calcinada y quebradiza, cubierta de cenizas blancas y plumosas. Del estrato basal de turba brotaban hebras de humo hacia el cielo amarillo de cromo. Aquí y allá, troncos de árboles abrasados y astillados perforaban el horizonte, restos de lo que antes había sido una densa pluvisilva tropical. La quietud de la sofocante tarde sólo era interrumpida por el estrépito de los camiones que transportaban troncos de madera dura a la cercana costa del mar de Java por carreteras que hendían el yermo como cicatrices rojas. Yo sólo podía ver muerte y destrucción. Abdur Rani veía una oportunidad, un nuevo ciclo, la vida misma. Para Abdur, un campesino dayak que practica la agricultura de roza y quema, el fuego constituye un marcador regular en el reloj de la vida.Lea el artículo completo en la revista.