Hemeroteca

Águilas calvas

Águilas calvas

Águilas calvas

Símbolo emblemático de Estados Unidos, esta majestuosa ave ha reconquistado gran parte de su antigua área de distribución y quizá pronto desaparezca de la lista de especies en peligro.

Con sus dos metros de envergadura, las águilas calvas, denominadas de forma más precisa por los biólogos pigargos cabeciblancos, dominaban los cielos cuando en el siglo xvii los europeos llegaron a América del Norte. Tal vez medio millón de ejemplares planeaba sobre el continente cuando los colonos iniciaron su caza aduciendo que mataban el ganado.El aislamiento de su área de distribución septentrional las mantuvo relativamente a salvo. Pero a principios del siglo pasado, durante la época de la fiebre del oro de Alaska, pescadores y criadores de zorros alegaban que las águilas les arrebataban el sustento. En 1917, las autoridades territoriales respondieron ofreciendo recompensas a quien las cazara. Cuando en 1953 esta medida fue revocada, al menos 128.000 águilas calvas habían sido abatidas. Se necesitaron 20 años para que la población de Alaska se recuperara. En 1973, año en que se aprobó la Ley de Especies en Peligro, las poblaciones de Alaska y gran parte de Canadá eran estables. Hoy viven en estos dos lugares unos 100.000 individuos.Lea el artículo completo en la revista.