Hemeroteca

Agua, el gran dilema

Agua, el gran dilema

Agua, el gran dilema

Si el agua es el elemento más abundante de la Tierra, ¿cómo es posible que el nuestro sea un planeta sediento, tan necesitado de agua dulce y potable? La última entrega de la serie "Retos de la humanidad" sondea el problema.

Rajendra Singh llegó al pueblo trayendo consigo la promesa del agua. Si había algún lugar necesitado del líquido elemento era aquella aldea del reseco estado de Rajastán, en la India. Habitualmente árido, el Rajastán había sufrido varios años de sequía, a consecuencia de la cual algunas poblaciones remotas, entre ellas Goratalai, disponían apenas de agua suficiente para saciar la sed de sus habitantes. Los cultivos se habían agostado. Desesperados, los aldeanos recurrieron a una familia principal de la región, que a su vez llamó a Singh, un hombre conocido por su dominio de los métodos tradicionales para recoger las lluvias del monzón y asegurar así el suministro de agua para todo el año. Singh llegó a Goratalai una calurosa mañana de febrero. El cielo era de un azul intenso, como sucedía a diario desde el mes de agosto, cuando llovió por última vez. Un grupo de unas 50 personas le esperaba. Los hombres vestían bombachos y turbantes de algodón, marrones, blancos y anaranjados. Tenían las piernas y los brazos flacos como palillos, la cara curtida por el sol y grandes bigotes que les cubrían las enjutas mejillas.Lea el artículo completo en la revista.