Discriminación de género en tiempos de guerra

Según un nuevo estudio, las mujeres de las llanuras centrales de China sufrieron una fuerte discriminación alimentaria durante la Edad del Bronce

1 / 4

1 / 4

M94. Análisis de restos óseos

Análisis de restos óseos

Los investigadores realizaron un análisis de isótopos estables en restos óseos de humanos y animales de yacimientos arqueológicos situados en la cuenca central del río Amarillo.

Foto: Fan Wenquan, Instituto de Reliquias Culturales y Arqueológicas de la Provincia de Henan.

2 / 4

2004M83. Piezas arqueológicas

Piezas arqueológicas

Según los investigadores, las diferencias entre hombres y mujeres iban más allá de la alimentación. Descubrieron que los enterramientos de mujeres eran considerablemente menos elaborados que el de los hombres. En la foto, restos de un ajuar funerario de un hombre acaudalado de la Edad del Bronce en China.

Foto: Fan Wenquan, Instituto de Reliquias Culturales y Arqueológicas de la Provincia de Henan.

3 / 4

M457. Dietas distintas

Dietas distintas

El análisis de los restos de la Edad del Bronce han desvelado que existen importantes diferencias en la composición de los huesos en función del género, un hecho que los investigadores achacan que en aquella época hombres y mujeres debieron de tener dietas muy distintas.

Foto: Fan Wenquan, Instituto de Reliquias Culturales y Arqueológicas de la Provincia de Henan.

4 / 4

Lugar del hallazgo arqueológico

Lugar del hallazgo arqueológico

Las excavaciones tuvieron lugar en Xinzheng, una ciudad situada al sur de la actual Zhengzhou, la capital de Henan, cuyas fronteras coinciden con la Zhenghan, una antigua ciudad enmurallada de la Edad del Bronce.

Mapa: Google

Según un nuevo estudio, las mujeres de las llanuras centrales de China sufrieron una fuerte discriminación alimentaria durante la Edad del Bronce

Más información

Los datos que demuestran lo difícil que es ser mujer en el mundo

Los datos que demuestran lo difícil que es ser mujer en el mundo

Un reciente estudio arqueológico nos demuestra hasta qué punto la discriminación por razón de sexo hunde sus raíces en la historia del a humanidad desde tiempos pretéritos.

La profesora de paleoantropología Ekaterina Pechenkina, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, y su equipo se proponían estudiar cómo la introducción de nuevos cultivos y la domesticación de animales había cambiado la dieta de los antiguos chinos. Para ello realizaron un análisis de isótopos estables en restos óseos de humanos y animales de diferentes yacimientos arqueológicos a lo largo de la cuenca central del río Amarillo, aunque de diferentes épocas, unos de Edad de Piedra (un período denominado cultura de Yangshao que comprende entre los años 5000 y 3000 a.C.) y otros de la Edad del Bronce en China, concretamente de la dinastía Zhou Oriental (años 770 a.C-221d.C).

Sus conclusiones, publicadas recientemente en la revista Proceedings of the National Academy of Science, desvelaron que existen importantes diferencias en la composición de los huesos en función del género, un hecho que los investigadores achacan a que en aquella época hombres y mujeres debieron de tener dietas muy distintas. Los investigadores concluyeron que la alimentación marcaba una barrera infranqueable que acompañaba a las mujeres hasta la tumba, que, por cierto también, era menos ostentosa que las de los hombres, según pudieron comprobar.

Los científicos partían de la base de que los miembros de una misma familia compartían alimento. Sin embargo, al analizar los huesos datados en la Edad del Bronce descubrieron un patrón completamente distinto en función del género. El trigo y la cebada, productos alimentarios introducidos en esta zona alrededor del año 3000. a.C., acabaron siendo dominantes en dieta de estas mujeres, que, sin embargo, consumían menos productos de origen animal que los hombres. Estos cereales, base de las pasta y los fideos que posteriormente constituyeron la dieta básica de los chinos durante cientos de años, tuvieron una repercusión importantísima en la organización económica y social de China en períodos históricos posteriores y sentaron las bases de la prosperidad del período denominado de Primaveras y Otoños. Sin embargo, según los científicos, durante la Edad del Bronce eran destinados a alimentar a la población más pobre o desfavorecida. Los datos demuestran que en aquel período ellas eran relegadas a consumir productos de peor calidad nutritiva o, incluso tenían que conformarse con los restos. Esa diferencia alimentaria por razón de género se tradujo en un empeoramiento en la salud de las mujeres que quedaría reflejado en la composición de los restos óseos.

Más información

El monumental mausoleo de los guerreros de Xian

El monumental mausoleo de los guerreros de Xian

Pechenkina y su equipo dedujeron que tal diferencia alimentaria podría responder a que los padres de entonces daban un trato de favor a los hombres en una época dominada por guerras entre reinos rivales. Sea cual fuere su razón, lo que tienen claro que esos cambios en la dieta, la salud y los enterramientos entre hombres y mujeres marcarían el inicio de la discriminación por razón de género en la antigua China.