El rescate del Sirio, el Titanic del Mediterráneo

A una profundidad de entre 40 y 60 metros, bajo las aguas que bañan las costas de Cabo de Palos, duermen los restos del SS Sirio, el buque trasatlántico que naufragó en 1906 cuando navegaba rumbo al Nuevo Mundo.

27 de septiembre de 2017

Haz click y utiliza la lupa para recorrer la escena.

EL RESCATE DEL SIRIO

El 4 de agosto de 1906 el vapor italiano choca contra el Bajo de Fuera, frente a las costas de la localidad murciana de Cabo de Palos. Herido de muerte, el buque queda varado sobre la cima del bajo, con la proa elevada, y una vía de agua comienza a inundar los compartimentos de popa. Las calderas explotan. A bordo cunde el pánico. La tripulación, con el capitán Giusseppe Piccone al mando, abandona la nave en uno de los primeros botes, dejando a los pasajeros a su suerte. La acción espontánea de los pescadores de Cabo de Palos, con Vicente Buigues a la cabeza, que se jugaron la vida y el patrimonio para salvar a los náufragos, evitó una tragedia mayor y se convirtió en la mayor operación de salvamento marítimo de la historia de España.

Desplaza el cursor para ver con la lupa los detalles del naufragio.

Outbrain