Sylvanus Morley el arqueólogo que inspiró a Indiana Jones

Este arqueólogo estadounidense se especializó en el estudio de la cultura maya y sus jeroglíficos, y su figura de explorador sirvió como inspiración para el personaje de Indiana Jones

1 / 6

1 / 6

Sylvanus-Morley. Un arqueólogo de cine

Un arqueólogo de cine

Se dice que Spielberg y Lucas se inspiraron en Morley para crear el personaje de Indiana Jones, dada su doble condición de arqueólogo y espía. En la Primera Guerra Mundial Morley debía localizar supuestas bases de submarinos alemanes mientras cartografiaba el litoral de México y Centroamérica. También pasaba informes de los competidores locales a las compañías estadounidenses United Fruit Company e International Harvester.

Foto: Gtres

2 / 6

kukulkan chichen itza. Templo de Kukulkán

Templo de Kukulkán

Ubicado en el complejo de Chichén Itzá, tiene forma piramidal y en el centro cada una de sus cuatro fachadas hay una escalinata central que se eleva hasta el templete que remata el templo. Estaba dedicado al dios Kukulkán y su localización, así como sus formas geométricas permiten, apreciar los fenómenos de luz solar que se producen durante los equinoccios y solsticios.

Foto: Gtres

3 / 6

1915NatGeog. Portada de la revista National Geographic de 1915

Portada de la revista National Geographic de 1915

La National Geographic Society apoyó las excavaciones de Sylvanus Morley en Chichén Itzá, y más tarde el explorador publicó una serie de artículos sobre sus investigaciones en la revista.

Foto: Gtres

4 / 6

chichen itza. El sitio de Chichén Itzá

El sitio de Chichén Itzá

Patrimonio de la Humanidad desde 1988, Chichén Itzá, en la Península de Yucatán, es uno de los sitios arqueológicos maya que más información ha desvelado acerca de este pueblo de mesoamérica. Está dedicado al dios Kukulkán, que presidía el sitio, y fue construido durante el periodo clásico tardío, que abarca desde el 800 d.C. al 1100 d.C.

Foto: Gtres

5 / 6

pelota mayas. El juego de la pelota

El juego de la pelota

Entre las ruinas de Chichén Itzá se halla esta estructura que los pueblos precolombinos de mesoamérica usaban para jugar a la pelota. El juego tenía ciertas connotaciones rituales y los participantes debían golpear la pelota con diferentes partes del cuerpo para llevarla de un lugar a otro, y tratar de que la pelota tocara o atravesara el aro de piedra

Foto: Gtres

6 / 6

caracol chichen itza. Templo del Caracol

Templo del Caracol

Morley dio el impulso definitivo a las investigaciones y a la identificación del edificio El Caracol como observatorio astronómico. De ahí que también sea conocido como el Templo de Venus o el Observatorio, pues se cree que los mayas lo usaban para observar y determinar los cambios en el cielo y los distintos fenómenos astronómicos. Construido alrededor del año 900 d.C., el interior de la torre que sobresale del edificio esconde una escalera en espiral que se eleva por dentro. 

Foto: Gtres

24 de diciembre de 2017

Chichén Itzá, corazón del imperio maya

Más información

Chichén Itzá, corazón del imperio maya

1923: Ese año marcó el inicio de la expedición que, dirigida por Sylvanus Morley (1883-1948), excavó las ruinas mayas de Chichén Itzá gracias al patrocinio de la Carnegie Institution of Washington y el apoyo de la National Geographic Society. El enclave ya había despertado la curiosidad de los arqueólogos en el siglo XIX, pero Morley dio el impulso definitivo a las investigaciones con el hallazgo de 400 columnas (el actual grupo de las Mil Columnas), la reconstrucción del templo de los Guerreros y la identificación del edificio El Caracol como observatorio astronómico, además de propiciar el turismo al alentar la construcción del ferrocarril que uniría Mérida con Chichén Itzá.

Descifrar los pictogramas mayas se convirtió en la obsesión de Morley durante los 18 años siguientes

Descifrar los pictogramas mayas se convirtió en la obsesión de Morley durante los 18 años siguientes y, a pesar de declarar que detestaba la selva, se instaló todo ese tiempo con su mujer en la hacienda Chichén, al pie de las ruinas. El resultado de su intenso trabajo lo materializó en numerosas obras, tanto dirigidas a especialistas como al público en general. Entre todas destaca el libro The Ancient Maya (1946), donde reveló teorías que cimentaron la base de estudios posteriores.