Rosa Parks, la mujer negra que no cedió su asiento a un blanco en el autobús

Fue arrestada pero desató un movimiento social contra el racismo sin precedentes

1 / 7

1 / 7

Sentada en el autobús

Sentada en el autobús

Rosa Parks sentada en uno de los autobuses públicos donde las leyes de segregación racial podían obligar a un afroamericano a tener que ceder su asiento a cualquier hombre blanco.

Gtres

2 / 7

Lucha contra la ley

Lucha contra la ley

Rosa Parks en uno de los actos de protesta contra el sistema de segregación por razas el 19 de marzo de 1956.

Gtres

3 / 7

Huella dactilar

Huella dactilar

Rosa Parks dos meses después de su arresto por no ceder su asiento a un hombre blanco en Montgomery.

Gtres

4 / 7

Llegando al juzgado

Llegando al juzgado

24 de febrero de 1956, Rosa Parks llegando al juzgado de Montgomery tras su incidente en el autobús por no ceder su asiento a una persona blanca.

Gtres

5 / 7

Fichada por la policía

Fichada por la policía

Foto policial de Rosa Parks el 22 de febrero de 1956, apenas dos meses después del incidente que acabó con ella en el calabozo y una multa de 14 dólares.

Gtres

6 / 7

Homenaje en el año 2000

Homenaje en el año 2000

Rosa Parks en un homenaje en el aniversario de su valiente acto en el año 2000.

Gtres

7 / 7

Recuerdo de cómo comenzó todo

Recuerdo de cómo comenzó todo

El acto de Parks ha servido de inspiración para muchas personas en la lucha por los derechos civiles. En la imagen vemos un cartel que recuerda que "todo empezó en un autobús".

Gtres

1 de diciembre de 2015

Pocas veces un “no” tuvo tanta repercusión. Corría el 1 de diciembre de 1955 cuando en Montgomery (Alabama, Estados Unidos) una señora negra de 42 años, Rosa Parks, se montó en el autobús y se sentó tranquilamente. Poco después el conductor le pidió que se levantase y le cediese el sitio a cualquier blanco que lo quisiese ocupar pues lo decía la ley y ella no se podía negar en base a dicho reglamento. Sin embargo no lo hizo. No cedió ante una ley injusta que pisoteaba los derechos de los afroamericanos. Su negativa acabó con sus huesos en el calabozo y debiendo pagar una multa de 14 dólares.

"El joven blanco que estaba de pie no había pedido el asiento; fue el conductor el que decidió crear un problema", declaraba posteriormente la propia Rosa Parks a la BBC.

Parks sabía que lo que estaba haciendo era ilegal y que el no doblegarse traería consecuencias. Sin embargo probablemente no sabía que sería la chispa que prendería la llama del movimiento americano contra las leyes discriminatorias que todavía existían en muchos estados del país. En los espacios públicos negros y blancos debían sentarse separados, ir a baños separados, etcétera, lo que suponía una vejación constante e injusta.

Con su valiente acto esta costurera además de secretaria y ayudante en la Asociación Nacional para el Avance del Pueblo de Color llamó la atención de Martin Luther King, que todavía no sería el líder que recordamos actualmente. Juntos, durante 382 días, emprendieron protestas que llevarían a la Corte Suprema de Estados Unidos a declarar que la segregación racial en el transporte iba en contra de la constitución del país.

Posteriormente, en 1996, le sería concedida la medalla presidencial de la Libertad y en 1999 el Congreso de los Estados Unidos le otorgaría la máxima distinción civil del país, la medalla de oro.

Rosa Parks moriría a los 92 años de edad el 24 de octubre de 2005, en Detroit, Estados Unidos, pero nadie olvida la valentía de una mujer frente a la injusticia y su importancia histórica en la abolición del racismo en Estados Unidos.