Pícaros: los bajos fondos en la España del Siglo de Oro

En una España que vivía de rentas y despreciaba el trabajo manual medraron pícaros y delincuentes, retratados en las novelas de los siglos XVI y XVII. Sevilla fue, con Madrid, su principal campo de acción

1 / 21

1 / 21

37582. Gentes de Sevilla

Gentes de Sevilla

El almuerzo, pintado por Diego Velázquez mientras residía en Sevilla, presenta de forma realista a tipos populares de la ciudad. Hacia 1618. Hermitage, San Petersburgo.

Foto: Bridgeman / Aci

2 / 21

album orz127150. La capital de la picaresca

La capital de la picaresca

En la página anterior, vista de Sevilla; a la izquierda, el puente de barcas sobre el Guadalquivir que unía la ciudad y el arrabal de Triana. Pintura de 1726. Ayuntamiento de Sevilla.

 

Foto: Oronoz / Album

3 / 21

album orz176424. Niño de la España pícara

Niño de la España pícara

Niño retratado por el pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo. Hacia 1655-1656. Hermitage, San Petersburgo.

Foto: Oronoz / Album

4 / 21

fototeca9x12-77733272. Plaza mayor de Madrid

Plaza mayor de Madrid

La Corte atraía una legión de vividores, tanto de la Península como de otros dominios de la Corona: italianos, alemanes, flamencos... Todos esperaban vivir de la caridad o de sus poco inocentes artes.

 

Foto: Sandra Raccanello / Fototeca 9X12

5 / 21

album orz021358. Ciudad de riquezas

Ciudad de riquezas

Moneda de dos escudos de oro acuñada por Felipe II en Sevilla. En el Guzmán de Alfarache se llama a esta ciudad "tierra de Jauja" debido a la riqueza que circula por ella.

Foto: Oronoz / Album

6 / 21

album alb2061366. Frontispicio del Guzmán de Alfarache

Frontispicio del Guzmán de Alfarache

La obra de Mateo Alemán en la edición de 1681.

Foto: Dea / Album

7 / 21

PRE-RM01638300080. El corazón de Sevilla

El corazón de Sevilla

El Arenal, escenario de la vida social sevillana, se extendía desde el puente de barcas de Triana hasta la torre del Oro, edificada a orillas del Guadalquivir en el siglo XIII. Al fondo, la catedral, presidida por la Giralda.

Foto: Sebastiano Scattolin / Age Fotostock

8 / 21

album les40060406. Músico ciego y su lazarillo, óleo por Francisco Herrera el Viejo. 1640.

Músico ciego y su lazarillo, óleo por Francisco Herrera el Viejo. 1640.

Los oficios del pícaro

Los pícaros se dedicaban a multitud de ocupaciones, de las que malvivían cuando carecían de otros recursos y les servían de tapadera para actividades sospechosas. Servían, por ejemplo, de ganapanes o esportilleros, gente que llevaba cargas y con ello podía entrar en domicilios particulares... o evaporarse con los bienes que se le habían confiado. El estudioso alemán Ludwig Pfandl los retrató así: "Fauna abigarrada en encrucijadas y callejones, formada por mendigos, caldereros, pregoneros, mozos de mulas..., traficantes, buhoneros, inválidos, vendedores, arrieros y titiriteros, músicos ambulantes y prestidigitadores". Había oficios que no eran de pícaros, pero guardaban una estrecha relación con este submundo, como los jiferos o matarifes de Sevilla. De ellos habla Cervantes en su novela El coloquio de los perros (1613): "Son aves de rapiña carniceras: mantiénense ellos y sus amigas de lo que hurtan. [...] antes que amanezca, están en el Matadero gran cantidad de mujercillas y muchachos, todos con talegas, que, viniendo vacías, vuelven llenas de pedazos de carne [...]. Estos jiferos con la misma facilidad matan a un hombre que a una vaca [...]. Por maravilla se pasa día sin pendencias y sin heridas, y a veces sin muertes; todos se pican de valientes, y aun tienen sus puntas de rufianes". 

Foto: Erich Lessing / Album

9 / 21

album orz125016. Vista de Sevilla (detalle). Dibujo por Anton Van den Wyngaerde.

Vista de Sevilla (detalle). Dibujo por Anton Van den Wyngaerde.

Una justicia venal

A caballo de los siglos XVI y XVII, el racionero de la catedral de Sevilla Francisco Porras de la Cámara escribía al cardenal Fernando Niño de Guevara sobre la justicia (o la falta de ella) en Sevilla: en esa ciudad, dice, el único delincuente que sufre es "el que padece necesidad y no tiene qué dar a los escribanos, procuradores y jueces. Seis años ha que no he visto ahorcar en Sevilla ladrón [...] habiendo enjambres de ellos como abejas". 

Foto: Oronoz / Album

10 / 21

album orz137978. Un tipo popular

Un tipo popular

Detalle del cuadro El sentido del olfato, óleo por José de Ribera. Siglo XVII.

Foto: Oronoz / Album

11 / 21

002551 OK. La Sevilla pícara: el Arenal. Óleo de finales del siglo XVI.

La Sevilla pícara: el Arenal. Óleo de finales del siglo XVI.

Barrio de Sevilla y puerto del Guadalquivir al mismo tiempo, el Arenal acabó siendo el centro de la vida social y económica de Sevilla, y por eso mismo atrajo a gentes de la picaresca y el hampa. Allí, por donde entraban en Europa las riquezas de las Indias, se congregaban gentes de todas las naciones; allí coincidían marineros, cargadores, capitanes y soldados, funcionarios reales y ladronzuelos, prostitutas y caballeros; allí había tabernas y garitos donde se comía, bebía y jugaba, y no faltaban los burdeles. El Arenal también acogía la prostitución homosexual de alto nivel: hombres ricos y bien situados citaban y elegían a sus jóvenes amantes en las casas de juego, donde era fácil distinguirlos porque iban pintados, apuestos y galanes; estas relaciones exigían gran discreción, pues la homosexualidad estaba castigada con la muerte. Por todo lo dicho, no resulta extraño que Miguel de Cervantes situara en el Arenal la casa de Monipodio, centro de la sociedad de maleantes que describe en su Rinconete y Cortadillo. Sin duda, el escritor conocía la realidad de la que hablaba, ya que entre 1597 y 1598 estuvo preso en la cárcel Real. 

Foto: Oronoz / Album

12 / 21

album orz155018. Miguel de Cervantes

Miguel de Cervantes

El autor del Quijote (abajo) plasmó el mundo de la picaresca sevillana, que conocía de primera mano, en varias de sus Novelas ejemplares

Foto: Oronoz / Album

13 / 21

HEMIS 2082828. La calle, hogar de muchos

La calle, hogar de muchos

La pobreza o la muerte de los padres arrojaba a muchos niños a una vida inclemente en calles y plazas, donde debían buscarse la vida como pícaros. Otros eran presa de gente del hampa como los dacianos, que robaban niños de tres o cuatro años "y rompiéndoles los brazos y pies, los dejan estropeados y contrahechos, para venderlos después a ciegos, pícaros y otra gente vagabunda", explica el doctor García, escritor del siglo XVII.

Foto: Arnaud Spani / Gtres

14 / 21

album les40111330. "La buenaventura", óleo por G. De la Tour, 1632-1635.

"La buenaventura", óleo por G. De la Tour, 1632-1635.

Hurtos y robos

El pícaro se distinguía del hampón en que no tenía malos instintos: no era perverso, sino cínico y amoral; si robaba, cogía lo indispensable para comer, y más que robar practicaba el hurto. Por el contrario, la profesión del rufián era la de ladrón y matón, y podía llegar al asesinato. En 1617, el doctor García mencionaba en su novela picaresca La desordenada codicia de los bienes ajenos (subtitulada Antigüedad y nobleza de los ladrones) hasta doce categorías de maleantes, de las que algunas se encontrarían entre la picaresca y el hampa, como éstas: las cigarreras, "que se llevan de un tijeretazo la mitad de una capa o de una basquiña"; los mayordomos, "que roban provisiones y embaucan a los mesoneros"; los cortabolsas, cuyo nombre ya dice a las claras su especialidad, y que "son los más numerosos en el país"; los duendes, "ladrones subrepticicios", o los capeadores, "que se apoderan por la noche de las capas o van con librea de lacayos a casas de diversión, de donde roban lo que pueden, saludando a cuantos encuentran".

Foto: Erich Lessing / Album

15 / 21

album orz041684. Jarra del siglo XVII

Jarra del siglo XVII

En las tabernas se reunían pícaros y delincuentes. El "pío" era el vino, y un "piorno", un borracho. 

Foto: Oronoz / Album

16 / 21

fototeca9x12-421351. La catedral sevillana era punto de reunión de la picaresca de la ciudad

La catedral sevillana era punto de reunión de la picaresca de la ciudad

Pordioseros de profesión

Las puertas de templos como la catedral de Sevilla eran coto de caza de mendigos profesionales que fingían llagas, lepra, hinchazón de piernas... Sobre ellos escribía Quevedo: "El manco, pudiendo aprender el [oficio] de tejedor, y el cojo el de sastre, etc., compran muleta, estudian la lamentona y la plañidera y otras acciones de pordiosero [...] El que tiene llaga, la refresca y afeita para el día siguiente [...] y se ensayan, como los comediantes".

Foto: Massimo Ripani / Fototeca 9X12

17 / 21

album orz049908. Una arma de la época

Una arma de la época

Espada del último tercio del siglo XVI. Museo Naval, Madrid.

Foto: Oronoz / Album

18 / 21

album orz003034. Almadrabas de Cádiz. Grabado de Civitates Orbis Terrarum

Almadrabas de Cádiz. Grabado de Civitates Orbis Terrarum

La vida de almadraba

Las almadrabas de Zahara y Conil (en la actual provincia de Cádiz) eran famosas por su relación con los pícaros. El trabajo en las almadrabas –las redes para la pesca de los atunes– comenzaba a principios de la primavera y ocupaba a más de un millar de personas. Entre ellas había muchos pícaros, gentes sin ocupación fija que aprovechaban este trabajo estacional y acudían a las almadrabas (propiedad del duque de Medina-Sidonia) desde diferentes ciudades, en especial desde Sevilla, foco de la picaresca española. Durante los meses de actividad se concentraban allí prostitutas, jugadores, hampones... En La ilustre fregona, dice Cervantes del protagonista, Diego de Carriazo, que: "Pasó por todos los grados de pícaro hasta que se graduó de maestro en las almadrabas de Zahara, donde es finibusterrae de la picaresca. ¡Oh pícaros de cocina, sucios, gordos y lucios, pobres fingidos, tullidos falsos [...]. ¡Bajad el toldo, amainad el brío, no os llaméis pícaros si no habéis cursado dos cursos en la academia de la pesca de los atunes!". [...] Aquí se canta, allí se reniega, acullá se ríe, acá se juega, y por todo se hurta".

Foto: Oronoz / Album

19 / 21

NAIPES ex 54. Naipes españoles del siglo XVII

Naipes españoles del siglo XVII

En las almadrabas se bebía y jugaba, había pasión por el juego. Los tahúres usaban cartas marcadas llamadas hechizos, naipes falsos o hechos. 

Foto: Museo Fournier de Naipes, Álava

20 / 21

album orz056388. Mujeres en la ventana

Mujeres en la ventana

Quizás una prostituta y su alcahueta. Óleo por Murillo. Hacia 1660. Galería Nacional de Arte, Washington.

Foto: Oronoz / Album

21 / 21

album orz018213. Menipo, filósofo griego

Menipo, filósofo griego

Aquí pintado como un pobre envuelto en una capa. Óleo por Diego Velázquez. Hacia 1638. Museo del Prado, Madrid

Foto: Oronoz / Album

Francisco Núñez Roldán

28 de marzo de 2017

Por los caminos de don Quijote que imaginó Cervantes

Más información

Por los caminos de don Quijote que imaginó Cervantes

La voz "pícaro" –derivada del verbo picar o de la pica del soldado (una lanza larga)– comenzó a usarse a finales del siglo XVI. La expresión se extendió hacia 1580, cuando en toda Castilla proliferaban mendigos y vagabundos, hasta el punto de alarmar al poder. Eran jóvenes que vivían al margen del sistema, fuera del entorno familiar, robando y evitando con astucia caer en manos de la justicia.

La eclosión del pícaro tuvo que ver con el progresivo empobrecimiento de la población española y europea desde principios del siglo XVI. El crecimiento demográfico expulsaba del campo a la gente joven, que marchaba a unas ciudades entonces florecientes gracias al auge del comercio y las manufacturas; pero muchas veces esos jóvenes caían en la indigencia y recurrían a todo tipo de artimañas para subsistir. No es casualidad, por tanto, que Miguel Giginta, en 1583, utilizara por primera vez el término "picarismo" para aludir a la otra cara de la pobreza y el vagabundeo en su Exhortación a la compasión. A diferencia de los verdaderos pobres, el pícaro era un personaje desarraigado, al margen de todo, sin patria y sin expectativas de tenerla, sin amores que lo atasen y lo vinculasen, obsesionado con sobrevivir sin valorar moralmente medios para conseguirlo, casi siempre perseguido por la ley, vagabundo de un lado a otro.

Aunque el pícaro estaba en el punto de mira de la autoridad establecida, no tenía espíritu de anarquía o de protesta. Rozando el cinismo y la egolatría, nada le interesaba seriamente a excepción de su propia suerte. Considerado por sus coetáneos y por Sebastián de Covarrubias en su Tesoro de la lengua –el primer diccionario general del castellano– como alguien que nada tiene y que nada desea porque es un holgazán, dañoso y malicioso, astuto y taimado, el pícaro formaría parte del hampa o estaría al borde de introducirse en ella; en todo caso, se encontraba fuera del orden social. Estos rasgos eran tan nítidos que dieron lugar a la novela picaresca, el género literario que consagró este tipo humano como un personaje característico de la época.

La novela del pícaro

En 1599 se publicó con inusitado éxito la Vida del pícaro Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán, la obra que acuñó definitivamente el término "pícaro". Su estructura narrativa remitía al Lazarillo de Tormes: al igual que Lázaro –que comienza sus andanzas de niño, como criado de un ciego–, el pícaro abandona su hogar y sale de su tierra natal. El recurso técnico para contar su biografía es ponerlo al servicio de distintos amos, que representan modelos sociales criticados por el autor.

La vivienda en los tiempos de don Quijote

Más información

La vivienda en los tiempos de don Quijote

El género se extendió y se popularizó muy pronto con La pícara Justina, atribuida a Francisco López de Úbeda (1605); Rinconete y Cortadillo (1613), de Cervantes; La vida del Buscón (1626), de Quevedo; Las aventuras del bachiller Trapaza (1637), una alegre sucesión de bromas y travesuras escrita por Alonso del Castillo Solórzano, y el Simplicius Simplicissimus (1668), de Grimmelshausen, novela alemana deudora de los textos hispánicos que la precedieron.

Para escribir el Guzmán, Mateo Alemán partió de su profundo conocimiento de Sevilla, su ciudad natal, sin la cual no se entiende el alcance de su obra. Sevilla y Madrid eran los grandes focos de atracción de la picaresca española. Pero, a diferencia de Madrid, sede de la corte, Guzmán "hallaba en Sevilla un olor de ciudad, otro no sé qué, otras grandezas […]porque había grandísima suma de riquezas"; allí "corría la plata en el trato de la gente, como el cobre por otras partes". Y es que la populosa Sevilla era el corazón del tráfico comercial con América, lo que la convertía en el escenario ideal para situar el inicio de las peripecias y andanzas de cualquier género de pícaro.

Pero la picardía no sólo nace en un ambiente de trasiego de personas y riquezas. Necesita el acicate de la holgazanería propia y de la simpleza y la credulidad ajena. El pícaro no trabaja. Bajo el esplendor de la sociedad mercantil hervía en Sevilla un variopinto inframundo al acecho de cualquier oportunidad para explotar la ingenuidad de la gente, hasta el extremo de transformar la metrópoli en Babel del Engaño. El pícaro, sea de baja estofa o de altos vuelos, hace fortuna en medio del exceso de confianza y utiliza la simulación y la mentira como herramientas de su oficio.

O rentista, o pillo

En una España donde se ponía la honra en huir del trabajo cabían dos salidas: el vivir de las rentas o su imitación fraudulenta, la picardía, fuese alta o ruin, velada o explícita. Y en Sevilla abundaban quienes, no teniendo rentas, vivían a la sombra de quienes sí gozaban de ellas. Eran lo que Cervantes, en El celoso extremeño (1613), llamaba "gente de barrio": "Gente ociosa y holgazana", "baldía, atildada y meliflua", de cuyo modo de vida "había mucho que decir". Gente como don Lope Ponce de León, prototipo de fanfarrón protegido por ciertos elementos de la nobleza más poderosa de la ciudad, capaz de cometer todo un ramillete de fechorías gratuitas y caprichosas.

Se hallaba tan cómodamente instalado en la cárcel que no quiso salir al destierro porque con el favor del marqués de Peñafiel "dejábanle entrar y salir

Hijo espurio del vicario de Carmona (localidad próxima a Sevilla), don Lope terminó sus días en la horca el año 1594 no por un crimen, que sí confesó haberlo cometido, sino por el rapto de una mujer casada quien consentía con él engañando y robando a su esposo. La historia de los últimos días de este mozo de veintitantos años, camarada de bravuconerías del entonces marqués de Peñafiel, con quien recorría las calles de Sevilla junto a otros jóvenes de alta cuna haciendo de las suyas, la contó en sus memorias de la cárcel Real Pedro de León, un jesuita confesor de condenados y presos.

Lope Ponce estaba preso por el rapto de la mujer, pero cuatro años antes había sido investigado y no condenado por el crimen que cometió en la persona de don Jorge de Portugal. Al no probársele el delito, amparado por tan influyentes amigos, "con un destierro se pasó el negocio entre renglones" apuntaba el jesuita. Pero se hallaba tan cómodamente instalado en la cárcel que no quiso salir al destierro porque con el favor del marqués de Peñafiel "dejábanle entrar y salir libremente y salía a cuantas bellaquerías él quería [...] y cuando se le antojaba se volvía a la cárcel adonde tenía una tabla de juegos para presos y libres que jugaban sin temor a la justicia [...] y su aposento era una cueva de malhechores, pues todos los valentones, rufianes y gentes de mal vivir de la ciudad eran sus amigos y se atrevía a cuanto quería y nadie a él y de todos hacía burla".

Hasta que llegó a Sevilla un juez imparcial, el alcalde Velarde, que a denuncia y petición del marido de la mujer raptada por don Lope intervino, sustanció el proceso y lo sentenció a muerte en la horca, cosa "muy bien recibida en Sevilla y en haz y en paz de toda ella, porque todos le traían entre ojos y era muy mal quisto". Aunque la vida de Ponce de León se aparte del rígido modelo picaresco de baja estirpe, líbrese el lector de pensar que se trata de un caso raro y excepcional.

Los niños abandonados

Si contemplamos la gran ciudad del Guadalquivir en sus capas sociales más humildes, las sombras que se proyectan oscurecen el esplendor. El pícaro por excelencia nace y se hace en un medio hostil abundante de miserias, como les sucede a algunos de los protagonistas novelescos. En el mundo de la infancia está la respuesta a las incógnitas. Un observador alarmado escribía por el invierno de 1593 que veía por Sevilla "andar los niños de siete y ocho años desamparados, rotos y aún en cueros por los rincones y poyos de la ciudad donde se quedan a dormir, que en este tiempo aún los muy arropados y abrigados lo pasan con dificultad y trabajo". La imagen se repetía una y otra vez: "Grandísimo número de niños y niñas huérfanos y forasteros y sin tener quien los ampare y gobiernen andan vagando ociosos, aprendiendo vicios como jurar, jugar, blasfemar y aún hurtar y cometer otros graves delitos y las niñas ser deshonestas, y las unas y los otros acaban por perderse y lo menos dañoso que hacen es pedir limosnas por las puertas todos los días". Fatídica era la frontera entre el niño inocente y el niño pícaro.

Eran jóvenes que vivían al margen del sistema, fuera del entorno familiar, robando y evitando con astucia caer en manos de la justicia

Entre los años 1584 y 1592, la Hermandad del Santo Niño Perdido recogió a más de mil niños abandonados de edades entre dos y catorce años y sin oficio conocido. Carecían de educación, padres, parientes o amos, estaban desnudos, enfermos de tiña o de lepra; y los adolescentes estaban a las puertas de la delincuencia. Era fácil encontrarlos, como lo hiciera Cervantes, en lugares que después la novela picaresca recreará: el puerto y el Arenal, las plazas del Salvador y del Pan, las Gradas, sitios de trajín de gente con dinero donde parecía fácil robar, pedir limosna, o situarse bajo la protección de un pícaro adulto gracias a cuya enseñanza se convertían en ladrones de oficio. Rinconete y Cortadillo, a pesar de ser forasteros, constituyen un modelo de niños educados así.

La forja de un pícaro

En la novela Pedro de Urdemalas (1615), también obra de Cervantes, la biografía literaria del pícaro coincide con la de los niños perdidos sevillanos: abandonado al nacer y acogido por una casa de expósitos, pasa después a la Casa de la Doctrina, una institución sevillana semejante a un correccional que los mantiene "con dieta y azotes", les viste y calza, les enseña a leer, a escribir, las oraciones diarias, la doctrina cristiana, pero también a hurtar la limosna y "disculparme y mentir". Liberado o huido, el niño hecho pícaro en el mismo seno de la institución actúa fuera de ella al ritmo que marca la necesidad, solo o en grupo y a merced del destino.

Un destino que para muchas niñas ya estaba escrito: engrosar el extraordinario número de prostitutas –más de tres mil, al parecer– que a tantos viajeros sorprendía y que constituía otro rasgo singular de la marginalidad hampesca sevillana del Siglo de Oro. Muchas de esas pequeñas irían a parar a la mancebía, la zona donde las prostitutas ejercían su oficio, extramuros de la ciudad, en el barrio del Arenal. A finales del siglo XVI, el jesuita Martín de Roa, hablando de la mancebía, explicaba cómo se explotaba "la miseria y desamparo de muchas niñas a quien o la pobreza o la necesidad de sus padres o la orfandad traía por la ciudad a sus aventuras. Acogíanlas [las prostitutas] en sus casas servíanse de ellas y como criadas en tal escuela salían maestras de pestilencia".

Como sucedía con las muchachas sin familia, cuando los niños criados en la calle o en la Doctrina se convertían en adultos les esperaban los bajos fondos, las cofradías de malhechores y rufianes, la violencia callejera.

Tiempo de violencia

Entre 1578 y 1616 fueron condenadas a muerte en Sevilla 309 personas por delitos comunes, según el jesuita Pedro de León; en realidad, la cifra debió de ser mayor y estar en torno al medio millar. Gran parte de los ejecutados lo fueron por haber cometido uno o más asesinatos. La irritabilidad social era característica de una urbe donde se daban cita el poder del dinero, el miedo a la pobreza, la frustración de las expectativas de felicidad de quienes aspiraban a una vida mejor y la cólera de aquellos a quienes todo se les negaba. ¿Cómo podríamos explicar, si no, que la mayor parte de los heridos en el abdomen o en las espaldas por arma blanca que ingresaron para morir en el hospital del Cardenal fuesen inmigrantes venidos desde los puntos más lejanos de Castilla y Portugal en busca de una fortuna que se tornó en muerte?

La irritabilidad social era característica de una urbe donde se daban cita el poder del dinero, el miedo a la pobreza y la frustración de las espectativas

En mal estado se hallaba el madrileño Pascual de Medina cuando fue a morir de una herida en la cabeza y otra en la garganta en 1602. Duros fueron los meses de la primavera y el verano del año 1622: marzo vio morir a Francisco Afanador, de Béjar, herido de dos estocadas; a Pedro de los Reyes, indiano de Monterrey, de una en el pecho, y de manera similar a dos portugueses de Braga. En julio y septiembre declararon sus últimas voluntades por la misma causa un francés criado de un clérigo, un portugués, un extremeño de la Serena y un asturiano de Amieba. Eran gente de fuera, buscavidas en una ciudad de competencia y desacomodo.

Penas y castigos

El peligro que suponía vivir en Sevilla era real. Las cofradías de ladrones y matones no eran una parodia cervantina. Robos y asesinatos estaban a la orden del día, las penas que se aplicaron a los ladrones eran de una desproporción inhumana y se multiplicaron en tiempos de incertidumbres y quiebra.

La mayoría de los testimonios son de esas fechas, y algunos casos fueron espectaculares y famosos. El 27 de enero de 1604, unos ladrones forzaron las puertas de la casa de don Juan Antonio del Alcázar, uno de los hombres más ricos de la ciudad, y después de descerrajar nueve cofres le sustrajeron más de 12.000 ducados en dineros y piezas de oro, plata y brillantes. En la primavera de 1629 y en la estrecha calle del Agua, detrás del corral de doña Elvira, tres individuos mataron a un alférez de galeones para robarle el dinero, la capa y la espada. Uno de los autores era criado de la víctima y para no levantar sospechas en su amo se había puesto de acuerdo con una mujerzuela que lo atrajo hasta el callejón. Detenidos con prontitud por la justicia, el criado y uno de sus compinches fueron ahorcados en poco más de una semana y al primero se le cortó la mano para ser expuesta como público ejemplo en el lugar del crimen.

Toledo y el Greco, una relación azarosa

Más información

Toledo y el Greco, una relación azarosa

Éste era el trasfondo de la picaresca: un tiempo y un lugar donde, como dice el protagonista del Guzmán, "todos vivimos en asechanzas los unos de los otros, como el gato para el ratón", donde "todos roban, todos mienten, todos trampean; ninguno cumple con lo que debe, y es lo peor, que se precian de ello".