La Guerra de Secesión estadounidense: bocetos del campo de batalla

Los ilustradores enviados al frente de la cruenta guerra civil estadounidense en la década de 1860 captaron todo el dramatismo de las batalla: una galería de ilustraciones históricas que retratan tanto los horrores de la guerra como también momentos de gran humanidad, realizadas por dibujantes de campaña de la guerra de Secesión.

1 / 16

1 / 16

guerracivil11. Batalla de Shiloh, Tennessee. 6 de abril de 1862

Batalla de Shiloh, Tennessee. 6 de abril de 1862

«El proyectil que estalló en el punto dibujado [centro, a la izquierda] mató 6 caballos e hirió a toda la posición y rompió en pedazos al sargento Tosey, que ya estaba herido», escribió Henri Lovie, quien tituló la escena La retirada desesperada de la Unión.

Foto: Becker Collection

2 / 16

guerracivil12. Batalla de Fair Oaks, Virginia. 3 de junio de 1862

Batalla de Fair Oaks, Virginia. 3 de junio de 1862

Soldados de la Unión entierran a sus camaradas e incineran sus caballos tras la batalla de Fair Oaks. Alfred Waud, enviado como «dibujante especial» por Harper’s Weekly, retrató tan cruda escena. 

Foto: Biblioteca del Congreso

3 / 16

guerracivil13. Alfred Waud,  septiembre de 1862. Soldados confederados vadean el río Potomac

Alfred Waud, septiembre de 1862. Soldados confederados vadean el río Potomac

En septiembre de 1862 Alfred Waud dibujó una columna de soldados confederados vadeando el río Potomac que es observada en primer plano por una avanzadilla de la Unión. 

Foto: Biblioteca del Congreso

4 / 16

guerracivil14. Batalla de Antietam, Maryland, 17 de septiembre de 1862

Batalla de Antietam, Maryland, 17 de septiembre de 1862

Los confederados incendian la granja de Samuel Mumma para que no caiga en manos unionistas. Para cuando Alfred Waud hizo este dibujo, usando blanco chino para plasmar las llamas, las tropas de la Unión ya controlaban la zona.

Foto: Biblioteca del Congreso

5 / 16

guerracivil15. Batalla de Gettysburg, 2 de julio de 1863

Batalla de Gettysburg, 2 de julio de 1863

El 2 de julio de 1863 los Tigres de Luisiana, dibujados por Alfred Waud, atacan el 11° Cuerpo de la Unión durante la batalla de Gettysburg. 

Foto: Biblioteca del Congreso

6 / 16

guerracivil16. "La marcha del barro" Alfred Waud

"La marcha del barro" Alfred Waud

En este boceto de Alfred Waud sobre la humillante «marcha del barro» del general Ambrose Burnside en enero de 1863, los soldados unionistas avanzan trabajosamente bajo la lluvia helada para tratar de atravesar el río Rappahannock, en Virginia. 

Foto: Biblioteca del Congreso

7 / 16

guerracivil17. Batalla de Fredericksburg, 1862 Virginia

Batalla de Fredericksburg, 1862 Virginia

El general Andrew Humphreys dirige una carga de la Unión en este boceto de Alfred Waud de la batalla de Fredericksburg, librada en 1862 en Virginia. 

Foto: Biblioteca del Congreso

8 / 16

guerracivil18. Batalla de Fredericksburg, 1862 Virginia

Batalla de Fredericksburg, 1862 Virginia

La representación de Frank Vizetelly de la victoria sudista en Fredericksburg, Virginia, muestra a los soldados confederados disparando a combatientes de la Unión

Foto: Biblioteca Houghton / Universidad Harvard / MS AM 1585 (27)

9 / 16

guerracivil19. Fuerte Fisher, Carolina del Norte. 13-15 de enero de1865

Fuerte Fisher, Carolina del Norte. 13-15 de enero de1865

El ilustrador de guerra Frank Vizetelly estaba en el fuerte Fisher cuando este fue cañoneado por más de 50 buques de la Unión. Su dibujo del ataque se publicó dos meses después como un grabado en el Illustrated London News.

Foto: Biblioteca Houghton / Universidad Harvard / MS AM 1585 (27)

10 / 16

guerracivil20. William Waud. Oficiales apostados en el río James

William Waud. Oficiales apostados en el río James

Tal como representó William Waud en este dibujo, unos oficiales del cuerpo de Señales de la Unión apostados en el río James utilizan catalejos y antorchas para comunicarse por la noche.

Foto: Biblioteca del Congreso

11 / 16

guerracivil21. William Waud. Sitio de Petersburg, Virginia. Septiembre-octubre de 1864

William Waud. Sitio de Petersburg, Virginia. Septiembre-octubre de 1864

Ayudantes de hospital unionistas recogen a los heridos tras una escaramuza en la campaña de Petersburg. 

Foto: Biblioteca del Congreso

12 / 16

guerracivil22. "Tres días en el campo de batalla"

"Tres días en el campo de batalla"

Aunque Winslow Homer tituló este boceto Tres días en el campo de batalla, no identificó el lugar de la vigilia agotadora de este soldado.

Foto: Cooper-Hewitt / Museo Nacional de Diseño/Smithsonian Institution / Art Resource NY

13 / 16

guerracivil23. Lugar desconocido, 1864.

Lugar desconocido, 1864.

Winslow Homer añadió profundidad al dibujo de este soldado herido, algo que aprendió de los viejos maestros.

Foto: Cooper-Hewitt/Museo Nacional del Diseño; Smithsonian Institution/Art Resource NY

14 / 16

guerracivil24. "Army Boots"

"Army Boots"

Unos jóvenes esclavos emancipados que viajaban con el Ejército del Potomac de la Unión comparten un momento de tranquilidad en este estudio de Winslow Homer para un boceto a partir del cual creó el cuadro titulado Army Boots

Foto: National Gallery Of Art / Washington / D.C

15 / 16

guerracivil25. Batalla de Chancelorsville,1863, Virginia.

Batalla de Chancelorsville,1863, Virginia.

Un esclavo liberto llamado Dick, dibujado por Edwin Forbes, participa en la retirada del general Joseph Hooker tras la derrota de la Unión en la batalla de Chancelorsville, librada en 1863 en Virginia. 

Foto: Biblioteca del Congreso

16 / 16

guerracivil26. Edwin Forbes, Segunda campaña de Bull Run. Virginia, 28 de agosto de 1872

Edwin Forbes, Segunda campaña de Bull Run. Virginia, 28 de agosto de 1872

Cerca de Bull Run, el ejército virginiano del general unionista John Pope avanza pesadamente bajo un chaparrón estival en busca de las fuerzas rebeldes.

Foto: Biblioteca del Congreso

26 de abril de 2012

La guerra de Secesión: una nueva mirada

Más información

La guerra de Secesión: una nueva mirada

En la época de la guerra de secesión, los obturadores de las cámaras eran demasiado lentos para registrar el movimiento con nitidez. Los fotógrafos de renombre, como Mathew Brady y Timothy O’Sullivan, cargados con negativos en grandes placas de vidrio y aparatosos carromatos tirados por caballos para el revelado, no podían moverse por terrenos abruptos ni captar imágenes en medio de la batalla. Por este motivo los editores de periódicos contrataron ilustradores aficionados y profesionales para que hiciesen un esbozo de lo que ocurría en los campos de batalla y poder informar así a sus lectores nacionales e internacionales. Incorporados a las tropas de ambos bandos del conflicto, aquellos «dibujantes especiales» («special artists»), o simplemente «especiales» («specials»), como se llamaba a esos artistas especializados en dibujar escenas de contienda, fueron los primeros corresponsales de guerra de Estados Unidos. Eran hombres jóvenes (nunca mujeres) de profesiones diversas –militares, ingenieros, litógrafos y grabadores, pintores y algunos ilustradores veteranos– en busca de dinero, experiencia y aventura.

Y la aventura fue cruel. Uno de ellos, James R. O’Neill, fue asesinado siendo prisionero de los Asaltantes de Quantrill, un grupo rebelde que usaba técnicas de guerrilla contra civiles y fuerzas de la Unión. Frank Vizetelly casi pierde la vida en Fredericksburg, Virginia, en diciembre de 1862, cuando «un proyectil se llevó parte de la cabeza de un oriundo de Carolina del Sur a cuatro yardas de donde yo me hallaba». Mientras Alfred Waud, de origen inglés, documentaba las hazañas del Ejército de la Unión en el verano de 1862, escribió a un amigo: «No hay dinero en el mundo para pagar las penurias que últimamente hemos tenido que padecer».

Pese al coraje que demostraron estos hombres y a los acontecimientos que presenciaron, sus his­­torias han caído en el olvido

Waud y Theodore Davis fueron los únicos que cubrieron la guerra desde el inicio de las hostilidades en abril de 1861 hasta la derrota de la Confederación cuatro años después. Davis describiría posteriormente lo que hacía falta para ser un dibujante de guerra: «Una total indiferencia hacia la seguridad y comodidad propias, ser dado a pasar la noche en vela cual mochuelo y vigilar durante el día cual halcón, mantenerse con exiguo sustento, prestarse a cabalgar cuantas millas fuere necesario para esbozar un solo dibujo, que bien pudiera tener que rematarse de madrugada sin más luz que la de la lumbre».

Pese al coraje que demostraron estos hombres y a los acontecimientos que presenciaron, sus his­­torias han caído en el olvido: la aterradora misión del virginiano aunque unionista D. H. Strother, a quien dibujar los campamentos de los confederados en las afueras de Washington, D.C. le costó un arresto por espionaje; la peligrosa y mal planificada incursión de Theodore Davis en territorio sureño en el verano de 1861, que acabó detenido y acusado de espionaje; la heroica cobertura de W. T. Crane de lo que ocurría en Charleston, Carolina del Sur, desde el mismo corazón de la ciudad rebelde; la crónica de Frank Vizetelly sobre la postrera huida al exilio de Jefferson Davis, presenciada con sus propios ojos.

Los dibujantes especiales trabajaban rápido: identificaban el foco de una escena bélica, trazaban la composición en cuestión de minutos y la completaban a posteriori en el campamento. Tenían a orgullo plasmar las estampas con la mayor fidelidad posible. Escribiendo desde la primera línea de guerra del norte de Virginia en la primavera de 1862, Edwin Forbes apuntaba que había hecho sus dibujos «corriendo riesgos notables, pues el país está plagado de cuadrillas de secesionistas insidiosos, tan sedientos de sangre como [el general confederado] Albert Pike. Durante una jornada conté con la escolta de diez hombres e hice varios bocetos a relativo buen recaudo […]. Quienes los han visto opinan que son muy veraces. Excuso asegurarle que pongo todo mi empeño en que así sea, habida cuenta de que la fidelidad a la realidad es, a mi modo de ver, la primera de las metas».

Desde el mismo campo de batalla, los dibujantes remitían sus esbozos por correo a caballo, tren o vapor a las editoriales, donde un ilustrador copiaba la imagen en bloques de madera. Luego los grabadores tallaban las diferentes partes del dibujo: los más expertos se ocupaban de las figuras de detalle y las composiciones complejas, mientras que los aprendices trabajaban los fondos, más simples.

Una vez el grabado estaba completo, por electrotipia se copiaba en planchas metálicas para la posterior impresión. También podían hacerse réplicas de los grabados y enviarlas a editores extranjeros para obtener beneficios adicionales. Por lo general el dibujo tardaba de dos a tres semanas en aparecer impreso, aunque los acontecimientos o batallas importantes podían publicarse en cuestión de días.

Dos semanarios ilustrados dominaban el panorama estadounidense en 1861, ambos pu­­blicados en Nueva York: Frank Leslie’s Illustrated Newspaper y Harper’s Weekly. Antes de emigrar a América, el veterano periodista inglés Henry Carter (conocido por su seudónimo, Frank Leslie) había dirigido el departamento de grabado del Illustrated London News, el semanario ilustrado más antiguo y prestigioso del mundo. Ya antes de estallar la guerra, el Leslie’s, nacido en 1855, imprimía regularmente tiradas superiores a los 100.000 ejemplares, y los números especiales podían llegar a triplicar esa cifra.

Abraham Lincoln: una vida dedicada a la libertad

Más información

Abraham Lincoln: una vida dedicada a la libertad

La publicación se jactaba de su neutralidad absoluta, y a los pocos meses de las elecciones de noviembre de 1860 que llevaron a Lincoln a la presidencia, Leslie envió a William Waud, hermano menor de Alfred, a Charleston con el encargo de documentar el creciente clima de secesionismo en los estados del Sur. William, también de origen inglés, podía representar un estatus de neutralidad y el deseo del editor de «producir un periódico que huya hasta tal punto de opiniones censurables y enjuiciamientos parciales de la política nacional, que pueda venderse en cualquier parte de la Unión y recibirse en el seno de todas las familias como exponente veraz de los hechos tal como suceden». Los dibujos de William Waud son anteriores al ataque del fuerte Sumter y permiten asomarse a lo que fueron las postrimerías del Sur de la preguerra. Cuando los cañonazos confederados atacaron el fuerte, él estaba dibujando en el malecón, entre una multitud que observaba la escena.

A diferencia de Frank Leslie, Fletcher Harper (editor de Harper’s Weekly) se alineaba categóricamente con el Partido Republicano, el presidente Lincoln, los abolicionistas y la Unión. Sus opiniones, sus reporteros y su semanario ilustrado, que había visto la luz en 1857, eran claramente repudiados por los estados secesionistas. Inicialmente el Harper’s era más literario que pe­­riodístico, como correspondía a su origen erudito. La guerra cambió ese enfoque. A principios del segundo año del conflicto Harper tenía en nómina a los mejores talentos (entre ellos Alfred Waud, Winslow Homer y Thomas Nast) y daba a los dibujantes los recursos necesarios para llenar las páginas del semanario de imágenes bélicas convincentes y persuasivas.

De la mano de Alfred Waud salieron muchos de los dibujos más memorables de los críticos momentos que se vivieron en Antietam y Gettysburg, batallas a las que él fue el primer dibujante en llegar. El 21 de julio de 1861 viajó al campo de batalla de Bull Run en el carromato fotográfico de su amigo Mathew Brady. Conocido ya como excelente compañero y artista de primera, allí Waud empuñó las armas contra los confederados. El general George Meade solía favorecerlo con encargos de bosquejos de las defensas rebeldes, ofreciéndole acceso especial. Waud se codeaba con numerosos oficiales, pero también disfrutaba conviviendo con los soldados rasos.

Según avanzaba la guerra, ningún dibujante retrató la vida de campaña más de cerca que Edwin Forbes, de Leslie’s, que solía centrarse más en los rasgos humanos que en los aspectos militares. Sus esbozos de soldados reposando, cocinando, limpiando, leyendo, afeitándose, haciendo deporte y otras actividades cotidianas dan fe de su existencia compartida y su camaradería.

Winslow Homer, natural de Boston, Massachusetts, y destinado a ser un artista famoso, creó algunas de sus pinturas más célebres a partir de bocetos provenientes de su etapa como dibujante en el frente. Durante la campaña de la Península, en Virginia (el ataque fallido contra Richmond comandado por el general unionista George B. McClellan en el verano de 1862), Homer incorporó a su obra un brío notable, pero la dureza de la vida castrense le causó gran sufrimiento.

Los dibujantes perdían el control de sus obras cuando estas salían del campamento

Su colega Thomas Nast, de origen bávaro, lle­­gó a ser el caricaturista más influyente de Estados Unidos. Partidario del Gobierno de Lincoln y del Partido Republicano, demonizaba a los rebeldes y abogaba por la emancipación de los esclavos, haciendo escarnio de los norteños que se oponían a la guerra y pretendían negociar la paz con la Confederación. Hacia 1864 la cobertura de las victorias unionistas por parte de los dibujantes especiales y las mordaces ilustraciones de Nast habían contribuido a afianzar el apoyo público al esfuerzo bélico y a granjearle a Lincoln un se­­gundo mandato. La plana mayor de ambos bandos acabó por valorar los conocimientos militares de estos ilustradores, a quienes ofrecía comisiones de servicios y cuyas habilidades explotaba enviándolos en avanzadillas para que dibujasen las posiciones y defensas de los enemigos.

Los dibujantes perdían el control de sus obras cuando estas salían del campamento. En la batalla de Fredericksburg, librada en diciembre de 1862, Arthur Lumley, un dublinés que trabajaba para el New-York Illustrated News, dibujó a las tropas unionistas saqueando la ciudad. Indignado, escribió en el reverso del dibujo: «Viernes por la noche en Fredericksburg. La ciudad vivió el caos más absoluto saqueada por las tropas de la Unión=casas quemadas hasta los cimientos muebles tirados por las calles=pillaje por do­­quier=escena digna de la Revolución Francesa y una vergüenza para el Ejército de la Unión». El periódico no publicó tan incendiaria estampa.

Waud, Lumley, Henri Lovie y otros socavaron el mito popular de la guerra como aventura romántica.

Tanto Harper como Leslie influyeron en la opinión pública, censurando imágenes que consideraban negativas o explícitas en exceso y modificando dibujos para hacerlos más conmovedores u optimistas. Los editores de Harper’s, por ejemplo, dulcificaron el dibujo de Alfred Waud de la amputación de una pierna en un hospital de campaña de Antietam. Los grabadores hicieron un lavado de cara a otro de sus bosquejos en el que unos caballos tiraban, exhaustos, de unos carros de artillería: les irguieron la cabeza, dieron brío a las colas e hicieron que con los cascos levantasen terrones de barro, creando el retrato animado de un tiro que transporta munición al frente a la velocidad del rayo.Aun así, al representar escenas con el máximo realismo posible, Waud, Lumley, Henri Lovie y otros socavaron el mito popular de la guerra como aventura romántica. A medida que la ciudadanía se acostumbraba a las imágenes violentas, la censura cedía.

Aunque la Confederación prácticamente carecía de prensa ilustrada, los especiales que operaban en los escenarios bélicos sureños di­­bujaron cientos de imágenes. Una de las vías de salida era el Illustrated London News. Con la victoria electoral de Lincoln, los británicos se interesaron vivamente en los asuntos estadounidenses, y después de estallar la guerra el debate sobre si debía o no reconocerse la Confederación encendía a los políticos y al público en general. En mayo de 1861 el veterano dibujante de guerra Frank Vizetelly llegó a Estados Unidos directamente de la campaña de Garibaldi para liberar la península Itálica del dominio austríaco. Su primera impresión del Ejército de la Unión fue favorable, y remitió a Londres noticia de fervor patriótico, ánimo elevado y camaradería.

Garibaldi: el héroe de la liberación de Italia

Más información

Garibaldi: el héroe de la liberación de Italia

Todo cambió el 21 de julio en la batalla de Bull Run, que se saldó con una debacle unionista. Al cabo de una semana Vizetelly mandó un dibujo poco halagüeño, La desbandada de Bull Run, con una descripción sin paliativos: «A las cinco y media las tropas federales se retiraban a marchas forzadas, hostigadas en diversos puntos por la caballería de montura negra de Virginia. El verbo retirarse no hace justicia a tan vergonzosa huida en desbandada […]. Los soldados, presas del terror, se desembarazaron de armas y avíos y en tropel se movían cual rebaño de ovejas acuciadas por el pánico, escapando sin orden ni concierto […]. Hombres heridos perecieron bajo las ruedas de los pesados carros, que huían por la carretera a toda velocidad. Carruajes ligeros en los que viajaban diputados del Congreso volcaron o quedaron hechos pedazos en la horrible confusión del pánico que reinaba».

Vizetelly, a quien vetaron en las líneas unionistas a raíz de aquello, se propuso llegar al frente de Richmond, y el verano siguiente se autodesignó corresponsal de guerra del Ejército de los Estados Confederados. Cruzó el Potomac a las afueras de la capital y se unió al ejército de Lee en las márgenes del río Rapidan. Adhiriéndose a la causa rebelde, escribió: «Rodeado como estoy por el pueblo sureño […] asevero con la mayor de las convicciones que el Sur jamás será subyugado». Por primera vez en el curso de la guerra el Sur tenía su propio dibujante especial, por más que este trabajase para un periódico londinense.

Algunos dibujantes del norte propugnaron sin ambages la emancipación negra. En mayo de 1866, un año después del fin de las hostilidades, Alfred Waud creó un emotivo y simbólico colofón de la guerra al retratar soldados negros licenciándose en Little Rock, Arkansas. Muchos especiales se dedicaron a inmortalizar la realidad estadounidense de unos soldados que se dispersaban y una población que volvía a vivir en paz.

En una generación los dibujantes quedaron eclipsados por fotógrafos con Kodaks. Pero aún hoy los hay que van a los campos de batalla (en Afganistán, por ejemplo), enviados por el estamento militar y los medios de comunicación para que interpreten una realidad bélica que la fotografía no puede captar, dejando para la posteridad un documento sobre el mundo interior del soldado atrapado en un drama histórico.