La Fortaleza, el vínculo entre el cielo y la tierra para las comunidades indígenas de Gran Canaria

Tres escarpados afloramientos rocosos de Gran Canaria forman el yacimiento de La Fortaleza, un espacio sagrado vinculado al cosmos

1 / 5
El reinicio del año

1 / 5

El reinicio del año

En fechas cercanas al solsticio y durante el mismo, los rayos solares durante la puesta de sol penetran por el túnel de la Fortaleza Grande y surgen en la abertura opuesta como un denso rayo luminoso. Esa luz que salía de la montaña, como si estuviera contenida en ella, pudo interpretarse como símbolo de la creación o tal vez como el reinicio del año.

Foto: Tibicena. Arqueología y Patrimonio SL/ Agustín Cassasa Caballero

El fulgor de la luz

2 / 5

El fulgor de la luz

El solsticio de verano, entre el 20 y el 22 de junio, es el momento del año en que el día es más largo, y constituye, como los equinoccios, un marcador astronómico del curso de las estaciones.

Diseño: National Geographic

Subida a la cima

3 / 5

Subida a la cima

En la base de La Fortaleza hubo un poblado ocupado hasta hace unos 500 años. Por el momento se desconoce la vinculación de sus habitantes con los diferentes rituales.

Foto: Tibicena. Arqueología y Patrimonio SL/ Agustín Cassasa Caballero

Grabados. Antigua sacerdotisa

4 / 5

Antigua sacerdotisa

Grabado de La Fortaleza Grande que quizá muestre una maguada o antigua "sacerdotisa" canaria.

Foto: Tibicena. Arqueología y Patrimonio SL/ Agustín Cassasa Caballero

Un camino hasta acorán

5 / 5

Un camino hasta acorán

Para alcanzar la parte alta de la Fortaleza Grande hay que ascender por un camino ritual, jalonado por grabados de seres con forma humana (que quizá sean ancestros) y por inscripciones en escritura líbico-beréber. Ya en la cima se visitarían las tumbas de los antepasados y se estaría cerca de Acorán, el dios de la bóveda celeste. No sabemos si se celebraban allí comidas rituales, aunque en todo caso se presentan asociados el fuego y restos de animales. En la imagen podemos ver el diseño de La Fortaleza vista como Axis Mundi o Eje del Mundo, el lugar central en el que se unen el cielo y la tierra y en el que convergen los cuatro puntos cardinales.

Diseño: National Geographic

El reinicio del año

La Fortaleza, el vínculo entre el cielo y la tierra para las comunidades indígenas de Gran Canaria

Se ha sugerido que este imponente conjunto, situado en el municipio de Santa Lucía de Tirajana, formaba parte del territorio de Humiaga, una de las montañas sagradas de los indígenas que se mencionan en la época de la conquista española, en el siglo XV. Por entonces, hacía casi mil años que La Fortaleza constituía un foco de atracción para las comunidades indígenas, como lo atestiguan los dos cráneos de los siglos V-VI hallados en la cima o roque mayor, la Fortaleza Grande. Estos enterramientos dan cuenta del temprano carácter singular de este enclave, para el que recientemente (en la exposición Tocando el Cielo. La Fortaleza como espacio sagrado, Fundación DISA) se ha propuesto un posible significado cosmológico, como nexo de unión entre el cielo y la tierra.

La Fortaleza, el yacimiento aborigen más completo de Gran Canaria

Más información

La Fortaleza, el yacimiento aborigen más completo de Gran Canaria

4

Fotografías

Grabados rupestres en la cima de La Fortaleza

El centro del conjunto es la Fortaleza Grande, en cuya cima hay grabados rupestres, muros quizá defensivos y estructuras de piedra vinculadas a prácticas rituales y que algunos autores relacionan con el seguimiento de los equinoccios de primavera y otoño (los momentos del año en que la noche y el día tienen aproximadamente la misma duración). Esta relación de La Fortaleza Grande con las estaciones se manifestaría con claridad durante el solsticio de verano, cuando la luz solar atraviesa un túnel de la montaña y emerge por la vertiente opuesta como un sólido haz luminoso. Así pues, el carácter de La Fortaleza como manifestación de lo sagrado podría tener un anclaje en fenómenos astronómicos, y ese carácter sacro se manifestaría en los enterramientos y estructuras de su cima y en los grabados e inscripciones que puntean el camino de ascenso, el cual sería una escalera al punto donde el mundo terrenal entra en contacto con el celestial.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?