El duelo de Sinhué y el beduino

Uno de los capítulos más atractivos la Historia de Sinhué

1 / 5

1 / 5

Captura de pantalla 2017-04-06 a la(s) 15.14.29. Un grupo de soldados nubios con sus armas, como las que prepara Sinuhé en su duelo. Dinastía XVIII. Museo Egipcio, Berlín.

Un grupo de soldados nubios con sus armas, como las que prepara Sinuhé en su duelo. Dinastía XVIII. Museo Egipcio, Berlín.

1. "Preparé el arco, afilé las flechas y saqué el puñal"

"Por aquel entonces llegó un hombre fuerte procedente de Retenu [Siria] que me desafió en mi tienda. Era un héroe sin igual que había vencido a todos los de Retenu. Afirmó que había venido para combatir conmigo. Instigado por su tribu tenía la intención de robarme y de despojarme de mis rebaños [...] Aquella noche preparé el arco, afilé las flechas, saqué el puñal y dispuse las armas. Por la mañana temprano, todo Retenu acudió [...] Había juntado sus tribus pensando en este combate. Entonces avanzó hacia mí [...] Todos los corazones latían al verme. Las mujeres e incluso los hombres lanzaban suspiros. Todos los corazones sentían simpatía hacia mí".

Foto: Akg / Album

2 / 5

album alb1521483. Con un arco similar al de la imagen, Sinuhé dispara la flecha que acaba con la vida del beduino. Dinastía XVIII. Tumba de Ineni en Gurna.

Con un arco similar al de la imagen, Sinuhé dispara la flecha que acaba con la vida del beduino. Dinastía XVIII. Tumba de Ineni en Gurna.

2. "Disparé sobre él y mi flecha se clavó en su cuello"

"[El beduino] apareció con un escudo, un hacha y un puñado de venablos, pero cuando comenzó a utilizar sus armas, sus flechas pasaron hasta la última por mi lado sin herirme. Entonces me atacó, pero disparé contra él y mi flecha se clavó en su cuello. Dio un grito y cayó sobre su nariz. Entonces lo rematé con mi propia hacha y lancé un grito de victoria sobre su espalda. A continuación, todos los asiáticos lanzaron aullidos por mi victoria. Le di las gracias a Montu [divinidad guerrera de Tebas] mientras los partidarios del vencido comenzaban a llorarlo. El príncipe Amunenshi [suegro de Sinuhé] me abrazó". 

Foto: Vaninni / Dea / Album

3 / 5

BM09811D. Sinuhé se hizo con los rebaños de su enemigo tras vencerle en combate, seguramente parecidos a los del joven que conduce un rebaño de vacas en la pintura. Dinastía XVIII. Museo Británico.

Sinuhé se hizo con los rebaños de su enemigo tras vencerle en combate, seguramente parecidos a los del joven que conduce un rebaño de vacas en la pintura. Dinastía XVIII. Museo Británico.

3. "¡Que el dios se apiade del que mora en tierra extranjera!"

"Y de esta manera me apoderé de los bienes y rebaños del vencido. Así le hice lo que él pensaba hacerme a mí. Cogí de todo lo que había en el interior de su tienda y saqueé su campamento. De esa forma me enriquecí, mis tesoros aumentaron y mis rebaños crecieron [...] Hubo un tiempo en que pasé hambre. Ahora obsequio pan a mis vecinos. Un hombre abandonó desnudo su país. Ahora me visto con vestiduras de lino fino. Huyó el hombre que no tenía nada. Ahora tengo una muchedumbre de siervos. Mi morada es hermosa y mis posesiones son inmensas [...] ¡Que el dios [el faraón] se apiade de aquel que se vio forzado a morar en tierra extranjera!".

Foto: British Museum / Scala, Firenze

4 / 5

album les08010847. Cerámica vidriada que representa a un sirio, como el príncipe amunenshi, protector y suegro del exiliado sinuhé

Cerámica vidriada que representa a un sirio, como el príncipe amunenshi, protector y suegro del exiliado sinuhé

Esta pieza se descubrió en el palacio de Ramsés III en Leontópolis. Museo de Historia del Arte, Viena.

Foto: E. Lessing / Album

5 / 5

album akg362066. Hacha de guerra Egipcia

Hacha de guerra Egipcia

Hecha de madera de cedro, oro, cobre, lapislázuli, vidrio e incrustaciones de cornalina. Hallada en 1859 en la tumba de la reina Ahhotep. Dinastía XVII. Museo Egipcio, El Cairo. 

Foto: A. Jemolo / Akg / Album

6 de abril de 2017

Sinhué, aventuras de un egipcio en el exilio

Más información

Sinhué, aventuras de un egipcio en el exilio

El relato de la Historia de Sinhué, cuyo inicio se sitúa justo en el momento de la muerte del faraón Amenemhat I, tuvo una gran popularidad durante el período faraónico, un hecho que queda demostrado por los 28 óstracas y 7 papiros que se han conservado hasta hoy con fragmentos de la historia. Se trata de una narración que contiene todos los elementos de un relato literario: diálogos, transcripciones de cartas, episodios de acción...

El argumento gira en torno a la huida del protagonista después de saber que el faraón ha sido asesinado. A partir de ahí, el lector acompaña a Sinhué en su periplo y su nueva vida fuera de Egipto, llena de aventuras y desventuras.

Uno de los episodios más destacados de la Historia de Sinuhé es el combate entre el protagonista y un jefe beduino de Retenu (Siria) que le desafía a un combate singular. Sinuhé, que ya lleva unos años viviendo en Retenu como yerno del príncipe Amunenshi, acepta el duelo y vence a su enemigo. Es un hombre rico y respetado, pero su felicidad es incompleta al estar lejos de Egipto.