Arqueología

El Arca era redonda

arca

arca

13 de agosto de 2010

«Hazte un arca» le dijo el Señor a Noé en el libro del Génesis, y desde entonces ésta siempre ha sido representada como una embarcación llena de animales, con una proa y una popa convencionales. Ahora, una tablilla babilónica traducida recientemente (arriba), relacionada con la Epopeya de Gilgameš, ofrece una intrigante alternativa según la cual el arca original era redonda y estaba hecha de cañizo cubierto de alquitrán, muy parecida a un coracle, una nave que aún se usa en el Tigris y el Éufrates.
«El arca no tenía que ir a ninguna parte –explica Irving Finkel, conservador auxiliar de inscripciones cuneiformes del Museo Británico y autor de latraducción–. Sólo debía flotar en la superficie hasta que el nivel de las aguas descendiera.»
El autor de la tablilla de arcilla de 4.000 años de antigüedad podría haber visto desde su ventana dichas embarcaciones en el río y adaptar su relato.
Los mitos del diluvio aparecen en muchas culturas, y éste circuló desde tiempo inmemorial antes de ser incorporado a la Biblia. Finkel cree que la versión babilónica puede haber sido precursora de la hebraica. Aunque la forma del arca puede variar según el narrador, el tema del relato se mantiene constante: el ser humano iba por mal camino. Era necesario hacer un cambio. Lo mejor era hacer borrón y cuenta nueva. —Cathy Newman