Describen una nueva especie de dinosaurio oriunda del Ártico

Ha sido descrita recientemente por un equipo de investigadores de las universidades del Estado de Florida y de Alaska Fairbanks. Tenía pico de pato, medía unos nueve metros de largo y dos de alto y vivió en las regiones polares de Alaska hace 69 millones de años. Aunque se estima que, en aquella época, el clima de la Tierra era más cálido, eso no quita de que los inviernos fueran fríos, incluso nevados y que, durante varios meses al año, en esas tierras reinara la más completa oscuridad. Por todo ello, este nuevo dinosaurio está considerado la especie más septentrional conocida hasta el momento y la mejor adaptada a aquellos climas fríos.

Desde los años ochenta los investigadores estudian los numerosos restos de dinosaurios ubicados en la remota formación geológica de Prince Creek, en el norte de Alaska, donde se han hallado, a orillas del río Colville, miles de huesos de distintos dinosaurios enterrados a muy poca profundidad, una circunstancia que posibilitó el hallazgo y posterior estudio de este valioso depósito paleontológico. La mayoría de los huesos pertenecen a individuos jóvenes que al parecer murieron de forma repentina y todos a la vez.

Ahora se ha podido describir esta nueva especie a la que han bautizado como Ugrunaaluk kuukpikensis, que significa «antiguo herbívoro» en inupiat, la lengua inuit hablada en Alaska. Los paleontólogos creen que estos ramoneadores ancestrales no lo tuvieron nada fácil a la hora de encontrar comida y, de hecho, se asombran incluso de que consiguieran sobrevivir, pues se estima que se alimentaban a base de un forraje muy bajo en nutrientes, como helechos, ramas y cortezas. Sin duda, el descubrimiento de este dinosaurio tan norteño desafía todo lo que se sabía hasta el momento sobre la fisiología de estos inmensos reptiles prehistóricos.