Aquí yacen los huesos de Cervantes, o eso parece

cervantes ok

cervantes ok

19 de marzo de 2015

Tras mucho escarbar en el subsuelo de la cripta del convento de las Trinitarias Descalzas, situado en el madrileño barrio de Las Letras, todo apunta a que algunos de los fragmentos de huesos encontrados junto a los restos de otras 16 personas (en total seis hombres, cinco mujeres y seis niños) pertenecen a Miguel de Cervantes y Saavedra. El enterramiento data de 1730 aproximadamente, es decir, más de un siglo después de que el célebre autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha falleciera en 1616, a los 68 años de edad. La reducción de restos se debió a que la iglesia primitiva donde fue enterrado el escritor, la de San Ildefonso, fue trasladada a otra de nueva construcción, ubicada muy cerca, que no fue terminada hasta ese año.

A pesar de la imposibilidad de certificar mediante pruebas de ADN que los restos pertenecen, efectivamente, al también conocido como «príncipe de los ingenios» o «el manco de Lepanto», el antropólogo forense al mando de esta investigación científico-histórica, Francisco Etxeberria, afirma que su equipo está convencido de que entre los huesos hallados en la tumba se encuentran los de Cervantes.

Hay acuerdo entre los historiadores, arqueólogos y antropólogos implicados, pero no hay certeza científica: para que exista una evidencia genética, los restos en cuestión deberían ser cotejados con los de algún pariente cercano. A falta de algún descendiente vivo, la única posibilidad sería hacerlo con los de la hermana de Cervantes, sor Luisa de Belén, una monja carmelita que se cree fue enterrada con otras religiosas en el osario del convento de la Imagen de Alcalá de Henares. Por lo tanto, obtener una muestra de su ADN parece imposible. Por otra parte, los restos de las Trinitarias están en muy mal estado de conservación y no se pueden individualizar.

Lo que sí aseguran los expertos, con la misma convicción con la que afirman que los huesos pertenecen a Cervantes, es que otra de las personas allí enterradas es su mujer, Catalina de Salazar y Palacios. También se suponen los demás nombres: antiguos archivos de las Trinitarias han aportado la lista de quienes son candidatos más que probables a ser dueños de los hoy famosísimos huesos. En la lista, el que probablemente sea, después su contemporáneo William Shakespeare, el escritor más famoso del mundo, y uno de los grandes de la literatura universal.