Madrid

Zurbarán: sensaciones plenas de trascendencia

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta una magnífica muestra sobre Zurbarán que aporta novedades, obras inéditas o recuperadas y piezas restauradas para la ocasión

1 / 5

1 / 5

«Zurbarán: una nueva mirada»

«Zurbarán: una nueva mirada»

San Serapio (1628), de Francisco de Zurbarán.
 

© WADSWORTH ATHENEUM MUSEUM OF ART / THE ELLA GALLUP SUMNER AND MARY CATLIN SUMNER COLLECTION FUND / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

2 / 5

«Zurbarán: una nueva mirada»

«Zurbarán: una nueva mirada»

San Francisco de pie contemplando una calavera (c. 1633-1635), de Francisco de Zurbarán.

© SAINT LOUIS ART MUSEUM, SAN LUIS / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

3 / 5

«Zurbarán: una nueva mirada»

«Zurbarán: una nueva mirada»

San Francisco en meditación (1639), de Francisco de Zurbarán.

© THE NATIONAL GALLERY, LONDRES / LEGADO POR MAJOR CHARLES EDMUND WEDGWOOD, 1946 / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

4 / 5

«Zurbarán: una nueva mirada»

«Zurbarán: una nueva mirada»

Virgen Niña dormida (c. 1655), de Francisco de Zurbarán.

© GALERIE CANESSO, PARIS / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

5 / 5

«Zurbarán: una nueva mirada»

«Zurbarán: una nueva mirada»

Bodegón con cacharros (c. 1650-1655), de Francisco de Zurbarán.

© MUSEU NACIONAL D'ART DE CATALUNYA, BARCELONA / FOTO: CALVERAS; MÉRIDA; SAGRISTÁ / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

5 de junio de 2015

Del 9 de junio al 13 de septiembre de 2015, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid presenta la exposición Zurbarán: una nueva mirada, que ahonda en la figura del maestro español, en su obra y en su tiempo, y que aporta novedades y descubrimientos, obras inéditas o recientemente recuperadas y piezas restauradas para la ocasión. Se exhiben 63 obras, en su mayoría de gran formato y distribuidas en siete salas, siguiendo un orden cronológico y atendiendo también a la naturaleza del encargo por el que fueron ejecutadas. Los préstamos proceden de colecciones y museos españoles, europeos y americanos, e incluyen algunas obras nunca antes expuestas en España y otras que han pasado a formar parte del catálogo del pintor después de 1988. Una de las obras destacadas de la exposición es el San Serapio (1628) del Wadsworth Atheneum de Hartford, que sólo ha sido expuesta una vez en España, hace más de cincuenta años. La muestra incluye obras importantes de nueva atribución, como la Aparición de la Virgen a San Pedro Nolasco (c. 1628-1630), procedente de una colección privada de París, y otras nunca antes vistas en España, como San Francisco de pie contemplando una calavera (c. 1633-1635) o San Blas (c. 1633-1635), procedentes de San Luis y Bucarest, respectivamente.

Misticismo y realismo

Hijo de un comerciante acomodado, Francisco de Zurbarán nació en Fuente de Cantos (Badajoz) en 1598. Su vida transcurrió principalmente en Sevilla, donde se formó y recibió encargos importantes de diferentes órdenes religiosas, y en Madrid, donde coincidió con su amigo Velázquez y colaboró en la mayor empresa madrileña de la época: la decoración del Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro. Su estilo tenebrista inicial, inspirado por Caravaggio, se transforma en su madurez hacia una pincelada más suave, de efectos lumínicos moderados, fondos más claros y tonalidades más luminosas en las figuras. Zurbarán es uno de los pintores españoles del siglo XVII que mejor ha expresado el sentimiento religioso, aunando misticismo y realismo en su obra, creando un universo solemne y silencioso. En la exposición se presenta por primera vez una sala dedicada a la producción de los ayudantes del taller y otra a la naturaleza muerta, en la que se exhiben algunos de los escasos bodegones del maestro, de exiguos objetos y de creación tosca, pero capaces de transmitir sensaciones plenas de trascendencia. La muestra viajará a Alemania en otoño de 2015, concretamente al Museum Kunstpalast de Düsseldorf.