EFEMÉRIDE

Verdi nació hace 200 años

Se cumple el bicentenario del nacimiento del compositor romántico Giuseppe Verdi, quien se convirtió en un héroe nacional en Italia

Giuseppe Verdi

Giuseppe Verdi

FOTO: JENS-ULRICH KOCH / PICTURE-ALLIANCE / DPA / AP IMAGES / GTRES

10 de octubre de 2013

El compositor italiano Giuseppe Verdi, uno de los más geniales de todos los tiempos, nació el 10 de octubre de 1813, hace 200 años, en Roncole, en el ducado de Parma, casi cinco meses después del nacimiento de Richard Wagner. Verdi vivió la época del Risorgimento y fue un símbolo de la unidad italiana. Su nombre es un acrónimo que significa Vittorio Emmanuele Re D'Italia, que se utilizó en la época para designar al rey que debía gobernar en una Italia libre y unida. En su tercera ópera, Nabucco -que lo llevó a la fama en 1842-, el público italiano asoció la historia del pueblo judío en Babilonia con la situación de opresión y cautiverio que vivía el país transalpino bajo el dominio austríaco. El Rigoletto (1851), Il trovatore (1853), La traviata (1853), Don Carlos (1867), Aida (1871) y las óperas perfectamente acabadas como Otello (1887) y Falstaff (1893) figuran entre los dramas musicales más apreciados de todo el mundo. 

Giuseppe Verdi nació y se crió en la modesta posada que regentaba su padre -que también era tendero y campesino- en Roncole, una aldea cercana a la ciudad de Busseto, en la provincia de Parma, que a la sazón pertenecía a Francia, tras la anexión del norte de Italia por parte de Napoleón. De hecho, fue ciudadano francés -inscrito en el registro civil como Joseph Fortunin François- hasta que los ejércitos aliados de Austria y Rusia expulsaron a los franceses de Italia. Su casa natal, en Roncole Verdi -llamada así en honor del compositor- ha permanecido intacta hasta hoy y está abierta al público. 

Pietro Baistrocchi, el organista de la parroquia, pronto advirtió su talento musical, por lo que a los ocho años de edad su padre le compró una miserable espineta -como él mismo la definió posteriormente-, que actualmente se exhibe en la Casa Verdi, en Milán. Baistrocchi murió alrededor de 1823 y Verdi le sucedió como organista de la iglesia. Posteriormente se trasladó a Milán y, aunque no fue admitido en el conservatorio por haber superado el límite de edad, logró llamar la atención de Bartolomeo Merelli, empresario de la Scala, quien le encargó sus primeras óperas. La fulgurante carrera musical de Verdi sólo se detuvo con su muerte, a los 87 años de edad, ya convertido en un héroe nacional.