Vercingétorix se rinde ante Julio César

Vercingétorix

Vercingétorix

GTRES

Corría el mes de octubre de 52 a.C. cuando el líder galo tuvo que deponer las armas y la Galia se convirtió definitivamente en una provincia romana

Más información

La guerra de las Galias, la contienda que encumbró a César

La guerra de las Galias, la contienda que encumbró a César

En octubre del año 52 a.C., hace 2.065 años, el galo Vercingétorix, jefe de la tribu de los arvernos, se rindió, después de varios meses de sitio, ante las poderosas tropas romanas dirigidas por Julio César, con lo que la Galia perdió su independencia y se convirtió definitivamente en una provincia romana. La batalla de Alesia se desarrolló en septiembre de 52 a.C. y fue el último episodio de la dilatada guerra de las Galias, que enfrentó a las tribus galas y a los romanos desde 58 a.C. y que fue ampliamente descrita por Julio César en su obra Comentarios a la guerra de las Galias.

La conquista de estos territorios, situados sobre todo en la actual Francia, permitió a Roma asegurar la frontera natural del río Rin y supuso un enorme éxito militar y político para Julio César, quien tres años después cruzó el Rubicón, desencadenando la guerra civil entre los años 49 y 45 a.C.

Vercingétorix logró llamar a la rebelión a la mayor parte de los pueblos de la Galia con el objetivo de enfrentarse a Julio César y expulsarle de sus territorios. El líder arverno adoptó la táctica de la tierra quemada para evitar el avituallamiento del enemigo, que avanzó hasta la Galia central a través de unos Alpes cubiertos de nieve. Las tribus galas rechazaron a las legiones romanas en la ciudad de Gergovia, capital de los arvernos, pero posteriormente se encerraron en la fortaleza de Alesia, donde ejercieron una defensa desesperada.

Julio César reagrupó sus tropas en torno a la fortaleza y ordenó la construcción de dos líneas de fortificaciones alrededor de la ciudad. Vercingétorix recurrió a un ejército de socorro que atacó el punto más débil de las fortificaciones romanas, pero los galos finalmente fueron masacrados y su líder tuvo que deponer las armas. Fue trasladado a Roma, donde permaneció cautivo durante seis años en el Tullianum o cárcel Mamertina hasta que fue ejecutado. Siglos después se convirtió en uno de los héroes míticos del pueblo francés.

Más información

Romanos en la Galia

Romanos en la Galia

Existe cierta controversia sobre la localización exacta de la fortaleza u oppidum de Alesia, en el Macizo Central de Francia. Tradicionalmente se ha relacionado con Alise-Sainte-Reine, una localidad situada en la Borgoña que no alcanza el millar de habitantes, aunque en segundo lugar se ha propuesto Chaux-des-Crotenay, en el Franco Condado.