Unas tumbas de Baviera contenían cráneos femeninos artificialmente deformados

Estas mujeres con sus sorprendentes cráneos deformados, que residían en la Baviera premedieval, probablemente procedían del sureste de Europa

1 / 7
craneosbaviera1. Craneos de la Edad Media temprana

1 / 7

Craneos de la Edad Media temprana

Cráneos de la Edad Media temprana de los sitios arqueológicos de Altenerding y Straubing, en Baviera. De izquierda a derecha: un cráneo muy deformado, uno medianamente deformado y otro nada deformado.

Foto: State Collection for Anthropology and Palaeoanatomy, Munich

craneosbaviera2. Cráneo artificialmente deformado

2 / 7

Cráneo artificialmente deformado

Cráneo artificialmente deformado de una mujer, del sitio arqueológico de Altenerding, en Baviera.

Foto: State Collection for Anthropology and Palaeoanatomy, Munich

craneosbaviera3. Vista frontal

3 / 7

Vista frontal

Vista frontal de los cráneos de la Edad Media temprana, excavados en Baviera, en el sureste de Alemania.

Foto: State Collection for Anthropology and Palaeoanatomy, Munich

craneosbaviera4. Bienes funerarios

4 / 7

Bienes funerarios

Bienes funerarios de un cementerio de la Edad Media temprana en Altenerding, en Baviera.

Foto: Bavarian State Archaeological Collection

craneosbaviera5. Objetos funerarios femeninos

5 / 7

Objetos funerarios femeninos

Los bienes funerarios hallados en las tumbas de las mujeres inmigrantes son un reflejo tanto de las costumbres locales como de otras culturas materiales más distantes.

Foto: Bavarian State Archaeological Collection

craneosbaviera6. Piezas funerarias

6 / 7

Piezas funerarias

Piezas halladas en el interior de las tumbas de la Edad Media temprana.

Foto: Bavarian State Archaeological Collection

craneosbaviera7. Sitios arqueológicos de Baviera

7 / 7

Sitios arqueológicos de Baviera

Los investigadores han analizado los datos genómicos de 41 individuos de diferentes sitios arqueológicos de la actual Baviera, en el sureste de Alemania.

Foto: PNAS

craneosbaviera2

Unas tumbas de Baviera contenían cráneos femeninos artificialmente deformados

La formidable extravagancia de una dama de Teotihuacán

Más información

La formidable extravagancia de una dama de Teotihuacán

4

Fotografías

Un equipo de investigadores de Alemania, Suiza, Inglaterra y Estados Unidos ha analizado los datos genómicos de 41 individuos de diferentes sitios arqueológicos de la actual Baviera, en el sureste de Alemania, que fueron enterrados a finales del siglo V o comienzos del siglo VI d.C., durante el denominado periodo de las grandes migraciones, cuando se disolvió gradualmente el Imperio romano y se produjo la migración de pueblos germánicos como los godos, los alamanes, los gépidos y los lombardos. “El pueblo de los bávaros es menos conocido que otros grupos de la época, pero en este periodo posee una característica arqueológica: la presencia de esqueletos con cráneos artificialmente deformados o alargados”, expresan los investigadores en un estudio publicado ayer en Proceedings of the National Academy of Sciences.

La ascendencia de los individuos de las 41 tumbas es predominantemente del norte o centro de Europa, pero “también hay importantes indicios de ascendencia genética no local, muy enriquecida entre las mujeres residentes de la temprana Edad Media, que presentan una deformación craneal artificial”. Esas mujeres con sus sorprendentes cráneos deformados, que residían en la Baviera premedieval, probablemente procedían del sureste de Europa, de los actuales territorios de Rumanía, Bulgaria y el norte de Grecia. Los investigadores afirman haber resuelto “un debate que ha durado más de medio siglo”.

La deformación craneal ha sido practicada por diferentes culturas a lo largo de la historia

La deformación craneal artificial, mediante el vendado de la cabeza durante la infancia, ha sido practicada por diferentes culturas a lo largo de la historia, por ejemplo por la cultura maya o la paracas, como un ideal de belleza, pero también como un indicador del estatus social o como una afiliación a un cierto grupo. A finales del periodo romano y comienzos del periodo medieval, la deformación craneal fue practicada en Europa por los hunos, un grupo nómada de Asia central, pero los datos genómicos de estos cráneos femeninos bávaros muestran poca ascendencia asiática. "Estas mujeres inmigrantes claramente se debieron de diferenciar por su aspecto físico entre la población local, pues lucían cráneos alargados y sus ojos, cabello y quizá también la pigmentación de su piel eran diferentes. Sin embargo hay que destacar que sus bienes funerarios son un reflejo tanto de las costumbres locales como de otras culturas materiales más distantes", observan los autores del estudio, quienes concluyen que "el nivel de integración de dichas mujeres en la población local debió de ser potencialmente importante".

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?