Barcelona

Una exposición sobre la Roca dels Moros del Cogul

El Museu d'Arqueologia de Catalunya propone un recorrido por la prehistoria de la península Ibérica a través de las pinturas y grabados que conforman el conjunto pictórico de la Roca dels Moros, en Lleida

1 / 4

1 / 4

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

Dos figuras femeninas de la Roca dels Moros del Cogul.

© MAC

2 / 4

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

Escena de caza representada en el abrigo rocoso del Cogul.

© MAC

3 / 4

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

Imagen de la exposición que se celebra en el Museu d'Arqueologia de Catalunya.

© MAC

4 / 4

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

«Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul»

Mural inspirado en las pinturas rupestres del Cogul.

© MAC

El Museu d'Arqueologia de Catalunya propone un recorrido por la prehistoria de la península Ibérica a través de las pinturas y grabados que conforman el conjunto pictórico de la Roca dels Moros, en Lleida

La exposición Un espacio sagrado. La Roca dels Moros del Cogul se puede visitar hasta el 11 de septiembre de 2015 en el Museu d'Arqueologia de Catalunya, en Barcelona. La muestra propone un recorrido por la prehistoria de la península Ibérica a través de las pinturas y grabados que conforman el conjunto pictórico de la Roca dels Moros, uno de los yacimientos más destacados del arte rupestre levantino. Este abrigo rocoso situado en El Cogul (Lleida) fue utilizado por el hombre durante unos 5.000 años: entre el VII y V milenio a.C. por los últimos cazadores-recolectores; y entre el V y II milenio a.C. por los grupos neolíticos. Además de las pinturas hay inscripciones posteriores, de época ibérica y romana, muchas ilegibles, que confirman el carácter mágico de esta cueva, incluso durante estas últimas épocas. Hoy en día se pueden contemplar decenas de grabados y pinturas, entre los que destaca una escena que ha sido interpretada como la representación de un baile fálico o de fertilidad: aparece un individuo con un falo desproporcionado, rodeado de nueve mujeres danzantes, pintadas en negro y en rojo. Por otro lado, se exhiben diversos proyectos de creación artística contemporánea, ideados por Antun Kotjtom, Arbey Rivera y Fausto Espejel e inspirados en las pinturas rupestres del Cogul.