Inglaterra

Una ballena se ocultaba en un cuadro

El cetáceo, varado en una playa de la costa holandesa, fue pintado por Hendrick van Anthonissen, pero la enorme figura fue eliminada del lienzo años después

1 / 5

1 / 5

Hendrick van Anthonissen

Hendrick van Anthonissen

La composición antes de ser retocada. 

© FITZWILLIAM MUSEUM

2 / 5

Hendrick van Anthonissen

Hendrick van Anthonissen

Detalle del cuadro antes de ser retocado.

© FITZWILLIAM MUSEUM

3 / 5

Hendrick van Anthonissen

Hendrick van Anthonissen

En primer lugar apareció una figura sobre una aleta. 

© FITZWILLIAM MUSEUM

4 / 5

Hendrick van Anthonissen

Hendrick van Anthonissen

La ballena apareció tras retirar una capa de pintura que la ocultaba.

© FITZWILLIAM MUSEUM

5 / 5

Hendrick van Anthonissen

Hendrick van Anthonissen

El resultado final devolvió a la pintura su composición original.

© FITZWILLIAM MUSEUM

18 de junio de 2014

Al menos durante 150 años, la gigantesca criatura marina permaneció oculta en la obra de Hendrick van Anthonissen, un artista que vivió en Ámsterdam durante el siglo XVII. Anthonissen, especializado en temas marinos, pintó el cuadro alrededor de 1641 y en 1873 fue donado al Museo Fitzwilliam de la Universidad de Cambridge. La composición, aparentemente anodina, estaba formada por diferentes grupos de personas situadas junto a la orilla del mar bajo un cielo gris y opaco. Dos embarcaciones varadas y otra navegando.

A comienzos de este año, a Shan Kuang, una estudiante de posgrado del Instituto Hamilton Kerr, se le encomendó la tarea de limpiar la superficie del lienzo para exhibirlo en la remodelada galería de la pintura del Siglo de Oro neerlandés, ubicada en el Museo Fitzwilliam. Tras eliminar una capa de barniz vieja y descolorida se manifestó claramente un área extensa repintada sobre el mar. Los análisis demostraron que no había sido pintada por el artista sino que había sido añadida posteriormente, explica Kuang a Historia National Geographic. En primer lugar apareció una pequeña figura sobre una aleta. Entonces nos dimos cuenta de que el repintado no cubría un desperfecto, sino un elemento original de la composición. Nos quedamos todos pasmados cuando a continuación descubrimos una ballena varada que había permanecido oculta durante tanto tiempo, añade. 

En el momento en que la ballena salió a la luz, la composición recobró su sentido original. Las personas apostadas junto a la orilla contemplan maravilladas el descomunal cetáceo encallado en la playa, un fenómeno habitual en la Holanda del siglo XVII, que captaba el interés del público. ¿Quién decidió ocultar el elemento principal del cuadro y por qué? Nadie sabe el motivo por el cual se hizo desaparecer a la ballena, sólo puedo especular al respecto. En los siglos XVIII y XIX las pinturas a menudo se reducían para adaptarlas a ciertos espacios o para adecuarlas a los gustos cambiantes. Puede que a los nuevos propietarios simplemente no les gustara que un cadáver tan prominente figurara en la pintura, concluye Kuang. La obra de Anthonissen se encuentra actualmente expuesta en el Museo Fitzwilliam, tal y como la concibió el artista.