Turquía

Un laberinto subterráneo

Descubren una inmensa ciudad subterránea en la región de Capadocia, formada por numerosos túneles en varios niveles que fueron excavados en la roca volcánica a lo largo de los siglos

1 / 4

1 / 4

Nevsehir

Nevsehir

Bajo la colina del castillo de Nevsehir se entrecruzan numerosos túneles en varios niveles. 

© ÖZCAN ÇAKIR

2 / 4

Nevsehir

Nevsehir

La ciudad subterránea esconde túneles, habitaciones, cocinas, lugares de culto, pozos de ventilación e incluso balcones.

© ÖZCAN ÇAKIR

3 / 4

Nevsehir

Nevsehir

En el interior se han hallado piedras rodantes en forma de disco que se utilizaban para bloquear los accesos en caso de invasión.

© ÖZCAN ÇAKIR

4 / 4

Nevsehir

Nevsehir

Una cruz grabada en la roca, probablemente una prueba de que sirvió de refugio para los primeros cristianos. 

© ÖZCAN ÇAKIR

9 de enero de 2015

Las ciudades subterráneas excavadas durante siglos en la región de Capadocia, en el centro de Turquía, son auténticos hormigueros formados por laberintos de túneles en varios niveles. La última descubierta, bajo la colina del castillo de Nevsehir y sus alrededores, podría tratarse de la ciudad subterránea más grande del mundo, según anunció el diario Hürriyet a finales de diciembre de 2014. Cubre un área de unos 785.000 metros cuadrados [aproximadamente la superficie que ocupa el majestuoso complejo palaciego de Topkapi en Estambul] y esconde numerosos túneles que fueron excavados por seres humanos en la roca volcánica, explica Özcan Çakir, responsable de la investigación geofísica, a Historia National Geographic. Los primeros resultados nos indican que los túneles principales son tan anchos que podría pasar un coche a través, añade. La roca no sólo está horadada por túneles, sino que además hay numerosas entradas y salidas, habitaciones, pozos de ventilación e incluso balcones. Se han hallado piedras rodantes en forma de disco que se utilizaban para bloquear los accesos en caso de invasión. En su interior se guarecieron numerosos pueblos a lo largo de la historia, entre ellos los primeros cristianos, que utilizaron los subterráneos como lugar de culto y escondite en época de persecuciones. 

Túneles para transportar las cosechas

Las primeras galerías fueron descubiertas en 2013, a raíz de un proyecto urbanístico que supuso el derribo de unos 1.500 edificios en la falda y cúspide de la montaña sobre la que se asienta el castillo de Nevsehir. Las aberturas aparecieron al remover la tierra durante las labores de cimentación, pero tras el hallazgo las obras han quedado paralizadas de forma definitiva. Se trata de una ciudad subterránea desconocida, reconoció Mehmet Ergün Turan, responsable político en la construcción de viviendas, quien ha asegurado que el lugar se preservará como zona arqueológica. Hemos detectado túneles a 10 o 15 metros de profundidad que corren paralelos por las llanuras de la ciudad de Nevsehir y que ascienden al castillo. Creemos que servían para transportar las cosechas desde las llanuras hasta la cima de la montaña. Uno de los túneles principales conectaba incluso con un arroyo en el que abundaba el agua fresca, comenta Çakir. Los arqueólogos estiman que la ciudad subterránea tiene unos 5.000 años de antigüedad y estaría fechada por tanto en la Edad del Bronce, pero resulta complicado conocer sus orígenes exactos porque habría estado habitada de forma ininterrumpida durante miles de años.