Un joven inglés descubre un lingote romano de plomo con un detector de metales

"El plomo británico estaba tan extendido y era tan fácil de extraer que tuvo que ser restringido para no aplastar las producciones mineras hispánicas", dice Sean McDonald

1 / 4

1 / 4

lingoteromano1. Enterrado en una granja

Enterrado en una granja

El lingote romano de plomo estaba enterrado en una granja de Somerset, al sur de Inglaterra. Puede que fuera robado y escondido por uno de los trabajadores de las minas imperiales.

Foto: Southern Detectorists

2 / 4

lingoteromano2. Southern Detectorists

Southern Detectorists

Jason Baker (a la izquierda) halló el lingote de plomo durante una búsqueda organizada Southern Detectorists, un club de aficionados a los detectores de metales.

Foto: Southern Detectorists

3 / 4

lingoteromano3. Una pieza del siglo II d.C.

Una pieza del siglo II d.C.

La pieza mide unos sesenta centímetros, pesa casi veinte kilos y data del siglo II d.C.

Foto: Southern Detectorists

4 / 4

El lugar del descubrimiento

El lugar del descubrimiento

Somerset, al sur de Inglaterra, ha sido el lugar donde se ha encontrado el lingote de plomo gracias a los aparatos de detección de metales.

Mapa: Google Maps

Alec Forssmann

31 de mayo de 2016

Jason Baker, un inglés aficionado a la detección de metales desde hace un año y medio, ha descubierto un magnífico lingote romano de plomo durante una búsqueda en Somerset, al sur de Inglaterra, organizada por el grupo Southern Detectorists. La pieza mide unos sesenta centímetros, pesa casi veinte kilos y data del siglo II d.C. Sean McDonald, del club de detectoristas, explica a este medio que el lingote lleva el siguiente sello: "IMP (eratorum) DVOR (um) AVG (ustorum) ANTONINI ET VERI ARMENIACORVM". La transcripción sería: "(Propiedad) de los dos emperadores Marco Aurelio Antonino Armeniaco y Lucio Aurelio Vero Armeniaco". Marco Aurelio y Lucio Vero reinaron juntos entre 161 y 169 d.C.

La pieza mide sesenta centímetros, pesa casi veinte kilos y data del siglo II d.C.

"La presencia de un sello imperial es crucial porque relaciona el lingote con un producto oficial del sistema de minería del Imperio romano y mediante este sello estaba exento de impuestos adicionales, tanto de importación como de exportación", observa McDonald. En el lugar del hallazgo probablemente hubo una explotación minera de propiedad imperial, que empleó a toda una comunidad. "Historiadores antiguos documentaron las actividades y logros de la industria minera romano-británica, por ejemplo Plinio el Viejo, quien aseguró que el plomo británico estaba tan extendido y era tan fácil de extraer que tuvo que ser restringido para no aplastar las producciones mineras hispánicas", agrega. El lingote de plomo ha sido hallado en una granja de Somerset y, al no ser de oro o de plata, su descubridor no tiene que compartirlo con el granjero. Sin embargo, Baker ha dejado claro que si decide vender la pieza, valorada entre 47.000 y 327.000 euros aproximadamente, le dará la mitad al propietario de la granja.