Grecia

Un espléndido mosaico sale a la luz en Anfípolis

Los arqueólogos han retirado la tierra que cubría el pavimento de la segunda cámara y han descubierto un mosaico que representa a Hermes y a un hombre barbudo desconocido

1 / 5

1 / 5

Anfípolis

Anfípolis

El mosaico de tema mitológico ha aparecido al retirar la tierra que cubría el pavimento de la segunda cámara, la que se encuentra a continuación de las cariátides.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

2 / 5

Anfípolis

Anfípolis

En la escena, enmarcada por una orla con elaborados motivos geométricos, aparece Hermes conduciendo el alma de un personaje barbudo que avanza sobre un carro tirado por dos caballos. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

3 / 5

Anfípolis

Anfípolis

Hermes con sus atributos permanentes: el sombrero de ala ancha, la capa, el caduceo o vara de heraldo y las sandalias aladas. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

4 / 5

Anfípolis

Anfípolis

Este personaje barbudo con corona de laurel podría estar relacionado con el propietario de la tumba de Anfípolis. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

5 / 5

Anfípolis

Anfípolis

Molduras jónicas en la parte inferior de la entrada que conduce al tercer espacio. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

Los arqueólogos han retirado la tierra que cubría el pavimento de la segunda cámara y han descubierto un mosaico que representa a Hermes y a un hombre barbudo desconocido

Los arqueólogos que excavan la tumba de Anfípolis, la más grande hallada en Grecia, han retirado la tierra que cubría el pavimento de la segunda cámara, la que se encuentra a continuación de las cariátides, y a seis metros de profundidad con respecto a la bóveda han sacado a la luz un espléndido mosaico realizado con gran maestría y que presenta una magnífica armonía cromática, según informó ayer en un comunicado el Ministerio de Cultura de Grecia. El mosaico, de 4,5 metros de ancho y 3 metros de largo, ocupa toda la superficie de la segunda sala, pero todavía se desconoce su extensión total. Está formado con teselas blancas, negras, grises, azules, rojas y amarillas que representan una escena mitológica enmarcada por una orla con olas y otros motivos geométricos más intrincados.

Hermes guía el alma de un difunto

Hermes, el heraldo o mensajero de los dioses, aparece representado a la izquierda actuando como psicopompo o acompañante de almas, es decir, con la función de conducir las almas de los difuntos hacia el cielo o el infierno. El sombrero de ala ancha, la capa, el caduceo o vara de heraldo y las sandalias aladas son los atributos de Hermes. En el centro aparecen dos impetuosos caballos blancos que tiran de un carro que transporta a un hombre barbudo que luce una corona de laurel. Este segundo personaje, que todavía no ha sido identificado, podría estar relacionado con el propietario de la tumba. Las teselas del centro del mosaico se desprendieron con los años, pero los arqueólogos esperan poder recomponerlas. Por otro lado, también han despejado la puerta de mármol que conduce al tercer espacio y han revelado las molduras de estilo jónico en la parte inferior de la entrada.