Londres

Un cementerio de la peste negra en el centro de Londres

Arqueólogos del proyecto ferroviario Crossrail hallan trece esqueletos del siglo XIV que pudieron ser enterrados en un cementerio conocido como "la tierra de nadie"

1 / 2

1 / 2

Peste Negra. Peste negra

Peste negra

El equipo de arqueólogos del proyecto Crossrail junto a los esqueletos, cuidadosamente dispuestos en dos hileras.

© CROSSRAIL LIMITED / AP IMAGES / GTRES

2 / 2

Peste negra

Peste negra

Un arqueólogo limpia los esqueletos, posiblemente víctimas de la peste negra de mediados del siglo XIV.

© CROSSRAIL LIMITED / AP IMAGES / GTRES

Arqueólogos del proyecto ferroviario Crossrail hallan trece esqueletos del siglo XIV que pudieron ser enterrados en un cementerio conocido como "la tierra de nadie"

Un equipo de arqueólogos británicos al servicio del proyecto ferroviario Crossrail, que consiste en la construcción de una línea subterránea de alta frecuencia que cruzará el centro de Londres, ha descubierto trece esqueletos que podrían formar parte de un antiguo cementerio que se instaló en el área de Farringdon, cerca del centro de la ciudad, durante la mortífera epidemia de la peste negra, a mediados del siglo XIV. Los restos se hallaban a 2,5 metros de profundidad, cuidadosamente dispuestos en dos hileras, en una esquina de la plaza de Charterhouse, que apenas ha sufrido modificaciones en los últimos setecientos años, según anunció la compañía ferrovaria el pasado 15 de marzo.

«Se trata de un descubrimiento muy significativo que nos plantea muchas preguntas que esperamos responder. En los próximos meses realizaremos el análisis científico de los esqueletos para determinar la causa de la muerte, si fueron víctimas de la epidemia del siglo XIV o fueron víctimas ulteriores, y para conocer qué edad tenían y quizá lograr saber algo sobre su identidad. La profundidad de los enterramientos, la cerámica hallada junto a los esqueletos y la forma en que fueron dispuestos parecen indicar, al menos de momento, que se trata de un cementerio de emergencia del siglo XIV», explica Jay Carver, el jefe de los arqueólogos.

En 1371 se fundó un monasterio cartujo en las inmediaciones de la actual plaza de Charterhouse, fuera de los muros de la ciudad medieval de Londres. Las referencias escritas sugieren que la elección del emplazamiento se debió a la proximidad con uno de los tres cementerios de emergencia que se instalaron en el año 1348, durante la propagación de la peste por Europa, que eliminó a buena parte de la población. Según John Stow, un historiador del siglo XVI, más de 150.000 víctimas de la peste negra fueron enterradas en Londres y más de 50.000 fueron sepultadas en un cementerio en Farringdon, conocido como «la tierra de nadie», que se instaló en el año 1348. El cementerio de Charterhouse continuó en funcionamiento durante el desarrollo del monasterio, a mediados del siglo XVI, y se convirtió en el cementerio exterior, con su propia capilla.

Hace dos años, durante unas obras relacionadas con la nueva línea ferroviaria, los arqueólogos de Crossrail descubrieron huesos humanos bajo la calle de Charterhouse, lo que parecía indicar la cercanía de un antiguo cementerio. El análisis de los esqueletos puede ayudar a esclarecer la causa de la peste negra.