Tutankamón, la historia de una aventura arqueológica

La muestra "Tutankhamón. Historia de un descubrimiento" se inaugura el 30 de noviembre en el Museo Egipcio de Barcelona

1 / 3

1 / 3

«Tutankhamón. Historia de un descubrimiento». «Tutankamón. Historia de un descubrimiento»

«Tutankamón. Historia de un descubrimiento»

Entre 1922 y 1929, el fotógrafo Harry Burton documentó meticulosamente el descubrimiento de la tumba de Tutankamón.

© GRIFFITH INSTITUTE / UNIVERSITY OF OXFORD / MUSEU EGIPCI DE BARCELONA

2 / 3

«Tutankhamón. Historia de un descubrimiento». «Tutankamón. Historia de un descubrimiento»

«Tutankamón. Historia de un descubrimiento»

Fotografía de Harry Burton en la que Howard Carter inspecciona el sarcófago de Tutankamón.

© GRIFFITH INSTITUTE / UNIVERSITY OF OXFORD / MUSEU EGIPCI DE BARCELONA

3 / 3

«Tutankhamón. Historia de un descubrimiento». «Tutankamón. Historia de un descubrimiento»

«Tutankamón. Historia de un descubrimiento»

La máscara funeraria de Tutankamón en el momento de su descubrimiento.

© GRIFFITH INSTITUTE / UNIVERSITY OF OXFORD / MUSEU EGIPCI DE BARCELONA

28 de noviembre de 2012

Con motivo de la celebración del 90 aniversario del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, el Museo Egipcio de Barcelona inaugura, el próximo viernes 30 de noviembre, la exposición Tutankhamón. Historia de un descubrimiento, que se podrá visitar hasta el 31 de mayo de 2013. La muestra rinde homenaje a esta aventura arqueológica a través de espacios dedicados a sus protagonistas, los métodos de trabajo que se siguieron o el impacto mediático que generó el descubrimiento. Además, trata temas tan debatidos como el origen del propio rey, las causas de su muerte o la existencia de una supuesta maldición.

Reúne más de 60 piezas de la Colección de Arqueología Egipcia Jordi Clos, que ilustran determinados aspectos del entorno de Tutankamón y que representan la amplia variedad de objetos que depositaron los egipcios en sus tumbas. Entre otras, una máscara funeraria, amuletos, instrumentos musicales o piezas recientemente incorporadas a la colección permanente del Museo Egipcio de Barcelona y que nunca antes habían sido mostradas. Por ejemplo, una maqueta de madera de la dinastía XII (1991-1783 a.C.) que representa una escena agrícola: dos bueyes arrastrando un arado guiado por un agricultor. En la tumba de Tutankamón se encontraron varias maquetas de barcos, que simbolizaban los desplazamientos del faraón en el Más Allá.

La muestra cuenta con una selección de 54 fotografías de la tumba del rey niño y de su contenido –tomadas por Harry Burton entre 1922 y 1929–, acompañadas de fragmentos del diario de excavaciones de Howard Carter. Se ha reproducido, además, mediante una maqueta, la tumba del faraón con los principales objetos de su interior. También se ha realizado una exhaustiva recopilación de sellos de emisión egipcia en los que aparecen objetos procedentes de la tumba y que demuestran un cierto sentimiento de orgullo por parte de los modernos egipcios hacia uno de sus tesoros más preciados.

Por otro lado, se han organizado diferentes actividades sobre el tema, como un ciclo de conferencias, visitas guiadas en fin de semana, talleres infantiles e incluso una expedición cultural a Egipto, del 16 al 24 de febrero de 2013.