Londres

Turner en la fase final de su carrera

«Turner tardío»

«Turner tardío»

© TATE BRITAIN

Una exposición en la Tate Britain reúne las últimas obras del pintor inglés, en las que muestra su entusiasmo por la naturaleza y por el progreso tecnológico y científico

La Tate Britain de Londres acoge, del 10 de septiembre de 2014 al 25 de enero de 2015, una exposición sobre la fase tardía de Joseph Mallord William Turner (1775-1851), el pintor romántico inglés, quien a partir de los sesenta años de edad mostró una energía y un vigor excepcionales y creó algunas de sus obras más celebradas. En vez de centrarse en cuestiones relativas al pesimismo de la vejez, Turner continuó observando la naturaleza con admiración, buscando efectos de humedad y vapor, y con energía renovada exploró los avances sociales, tecnológicos y científicos de la vida moderna. Por ejemplo, en obras como Lluvia, vapor y velocidad. El Gran Ferrocarril del Oeste (1844), en que pintó por primera vez en la historia un humeante tren en marcha. También siguió comprometido con los temas religiosos e históricos propios de las tradiciones culturales de su época. 

Tachado de excéntrico

Ésta es la principal exposición que investiga los logros de Turner durante su período final (1835-1850), cuando fue tachado de excéntrico. En 1846, incluso John Ruskin, uno de los grandes maestros de la prosa inglesa, quien fue su admirador más fiel, describió su trabajo como indicativo de una enfermedad mental. En sus obras Sombra y oscuridad y Luz y color (basada en las teorías de Goethe), ambas expuestas en 1843, se puede ver el empleo dramático que hace del vórtice, una técnica característica de su fase tardía. La muestra reúne óleos a gran escala, dibujos, grabados y acuarelas, entre ellos algunos de sus trabajos más célebres, como por ejemplo Antigua Roma; Agripina desembarcando con las cenizas de Germánico (1839), Boya señalando un naufragio (1849) y Heidelberg (c.1840).