Un toro resplandeciente y otros maravillosos grabados prehistóricos aparecen en Francia

Unos arqueólogos franceses descubren 45 placas con representaciones de uros y caballos de 14.000 años de antigüedad, que revelan un grado de sofisticación excepcional

1 / 6

1 / 6

paleolitico4. Anverso y reverso del fragmento 317

Anverso y reverso del fragmento 317

El fragmento 317 está decorado con una cabeza de uro en el anverso y otra en el reverso. La cabeza de uno de los toros aparece rodeada de rayos o destellos, creando un poderoso efecto visual.

Foto: N. Naudinot / Esbozo: C. Bourdier

2 / 6

paleolitico3. Anverso y reverso del fragmento 741

Anverso y reverso del fragmento 741

El fragmento 741 está decorado en el anverso y en el reverso: en un lado aparece un caballo completo y en el otro aparecen dos caballos superpuestos y otro más pequeño.

Foto: N. Naudinot / Esbozo: C. Bourdier

3 / 6

paleolitico2. Piedras con grabados

Piedras con grabados

Algunas de las piedras con grabados halladas en la Roca de la Emperatriz.

Foto: N. Naudinot / Esbozo: C. Bourdier

4 / 6

paleolitico6. Similitudes

Similitudes

Similitudes entre una cabeza de caballo de la Roca de la Emperatriz y una de Pincevent.

Foto: N. Naudinot / Esbozo: D. Baffier

5 / 6

paleolitico5. Grabados prehistóricos

Grabados prehistóricos

Grabados prehistóricos del Magdaleniense superior-final (1-7) y del Aziliense temprano (8-11).

Imagen: N. Naudinot

6 / 6

paleolitico1. La Roca de la Emperatriz

La Roca de la Emperatriz

La Roca de la Emperatriz, como se denomina el abrigo rocoso, se encuentra en la región de Bretaña, en el oeste de Francia.

Imagen: Europe map from Geoatlas; Brittany and local maps from L. Quesnel (CNRS)

Unos arqueólogos franceses descubren 45 placas con representaciones de uros y caballos de 14.000 años de antigüedad, que revelan un grado de sofisticación excepcional

Más información

Una cueva virgen del País Vasco encierra un tesoro artístico del Paleolítico Superior

Un nuevo tesoro de arte rupestre para la humanidad

Un equipo de arqueólogos franceses ha descubierto 45 placas de esquisto con unos asombrosos grabados de 14.000 años de antigüedad, entre ellos un toro cuya cabeza aparece rodeada de rayos o destellos, creando un poderoso efecto visual. "En toda la iconografía paleolítica europea no hay un animal resplandeciente similar. El estudio tecnológico de esta pieza muestra una organización intencional de los gestos con el fin de señalar el lugar central que ocupaban los uros", comentan los arqueólogos en un estudio publicado en PLOS ONE, cuyo autor principal es Nicolas Naudinot, profesor adjunto de la Universidad de la Costa Azul e investigador del CEPAM. En las piezas restantes aparecen representados uros y caballos, entre ellos un potrillo, además de diferentes motivos geométricos.

Los hallazgos han sido realizados en los últimos años en un pequeño abrigo rocoso, de tres metros de profundidad, situado al pie de un acantilado de cuarcita de cincuenta metros de altura. La Roca de la Emperatriz, como se denomina el abrigo rocoso, se encuentra en la región de Bretaña, en el oeste de Francia. "El sitio arqueológico ha sufrido importantes saqueos y destrucción en los últimos años y esa es la razón por la que no hemos publicado antes los resultados de la investigación, para evitar que se produjeran nuevos destrozos y a la espera de que el sitio recibiera protección", explica Naudinot a National Geographic.

Las piedras prehistóricas constituyen los restos gráficos más antiguos de Bretaña

Las piedras prehistóricas "son los restos gráficos más antiguos de Bretaña y son excepcionales para el Aziliense temprano", aseguran los arqueólogos, quienes consideran que la transformación de las sociedades humanas entre el Magdaleniense y el Aziliense fue más gradual de lo que se creía y que en el Magdaleniense no hubo "un abandono del arte figurativo naturalista en piezas portátiles o en las paredes de las cuevas en favor de una expresión abstracta en piedras pequeñas". El proyecto arqueológico cuenta con el apoyo del Consejo Departamental de Finisterre, el Servicio Regional de Arqueología de Bretaña y el municipio de Plougastel-Daoulas.