Egipto

Thonis-Heracleion, un cementerio de barcos

Se han localizado más de 60 barcos y 700 tipos de anclas en el lecho marino de la antigua ciudad egipcia de Thonis, que emergió de las aguas en el año 2000

En el año 2000, y tras dos años de búsqueda, un equipo franco-egipcio de arqueólogos submarinos, liderado por el francés Franck Goddio, descubrió la ciudad perdida de Thonis-Heracleion, sumergida en la bahía de Abukir, en el delta del Nilo, en Egipto. Heracleion es el nombre griego de la antigua ciudad egipcia de Thonis, que fue el puerto principal del país del Nilo, pero que debió desaparecer bajo las aguas tras un terremoto que arrasó la región hace más de 1.000 años. Thonis-Heracleion fue la puerta y el puerto de entrada a Egipto en el primer milenio a.C., antes de la fundación de Alejandría, cuyo legendario faro no ha sido localizado aún por el equipo de Goddio. Las embarcaciones que se dedicaban al comercio marítimo descargaban sus mercancías en este puerto, tras abonar las tasas correspondientes, y a continuación viajaban por el río Nilo hasta el interior del país.

«Los descubrimientos realizados en Thonis-Heracleion desde 2000, gracias al trabajo de un equipo multidisciplinar y al apoyo de la Fundación Hilti, son muy alentadores. El trazado de la antigua ciudad, con sus puertos, canales y monumentos, está tomando forma y cada año se obtiene información más valiosa», ha comentado recientemente Franck Goddio con motivo de la conferencia internacional Heracleion en el contexto. La economía marítima en el período tardío de Egipto, que se celebró del 15 al 17 de marzo en la Universidad de Oxford.

Los primeros vestigios de la antigua ciudad de Thonis-Heracleion se han localizado a una distancia de 6,5 kilómetros de la actual línea de costa. Actualmente, los buceadores e investigadores están examinando 64 barcos egipcios, que datan entre el siglo VIII y II a.C., muchos de los cuales parecen haber sido expresamente hundidos. Las embarcaciones yacen en el fango del lecho marino y, según los investigadores, presentan un excelente estado de conservación. Se han detectado 700 tipos diferentes de anclas antiguos que podrían representar la mayor colección náutica del mundo antiguo.

«El estudio ha revelado un enorme paisaje sumergido que incluye los restos de al menos dos antiguos asentamientos de gran importancia, situados en una parte del delta del Nilo surcada por vías navegables naturales y artificiales», ha explicado Damian Robinson, director del Centro de Arqueología Marítima de la Universidad de Oxford (OCMA). «Una de las preguntas clave es saber por qué varios de estos cementerios de barcos fueron creados cerca del puerto. El barco 43 parece que forma parte de un grupo más amplio formado por un mínimo de diez navíos, un gran cementerio de barcos situado aproximadamente a una milla de la desembocadura del Nilo. No debió tratarse de un simple abandono de barcos, sino una forma de bloquear el paso a naves enemigas para que no accedieran a la ciudad portuaria. Aunque la interpretación resulte atractiva, también debemos considerar si estos barcos se hundieron con el fin de reclamar ciertas propiedades», añade.

El Centro de Arqueología Marítima de la Universidad de Oxford (OCMA), fundado en 2003, colabora en el proyecto con el Instituto Europeo de Arqueología Submarina (IEASM), que a su vez coopera con el Ministerio de Antigüedades de Egipto. Sanda Heinz, de la Universidad de Oxford, ha descubierto más de 300 estatuillas y amuletos sumergidos en Thonis-Heracleion, pertenecientes al período tardío y helenístico de Egipto. En la mayor parte de las figuras aparecen representadas divinidades como Osiris, Isis y su hijo Horus. «Estas figuras fueron producidas en masa en varios períodos a una escala nunca vista hasta ahora. Estos hallazgos sugieren que fueron realizadas principalmente para los egipcios. Sin embargo, hay indicios que muestran que algunos extranjeros también las compraron y se las llevaron a templos en el extranjero», ha anunciado Sanda Heinz.