IMAGEN DE LA SEMANA

Tensión contenida

David

David

© FOTO: FABRIZIO GIOVANNOZZI / AP PHOTO / GTRES

17 de agosto de 2015

El David de Miguel Ángel es una obra tan extraordinaria que nunca se acaba. Se puede contemplar y analizar desde distintas perspectivas y siempre ofrece una nueva expresión, como si estuviera viva, dotada de un movimiento sutil, imperceptible. Y eso es precisamente lo que quiso transmitir el genio italiano: una tensión contenida. El ceño fruncido le delata, sus cejas espesas enmarcan unos ojos grandes y abiertos, una mirada grave que rezuma coraje y convicción, pero también una cierta inquietud al enfrentarse a un enemigo tan gigantesco. Principalmente hay dos interpretaciones: el héroe bíblico se dispone a atacar a Goliat y por ello se muestra concentrado y abstraído; o el gigante acaba de ser abatido y David se muestra victorioso pero aún no ha conseguido rebajar la tensión. La imagen fue tomada en 2004, tras una limpieza de la estatua mediante paños húmedos.